POLÍTICA
Ley de Lemas: La estafa de Roberto, las firmas que no alcanzan y la Corte con la lapicera
23 de noviembre de 2018
Desde BAS no perdemos nuestra capacidad de asombro. Por suerte. Señal que estamos vivos y residimos en estas queridas latitudes. Ja.

Decíamos lo de la capacidad de asombro porque asistimos en las últimas horas a declaraciones del actual Intendente de Río Gallegos, Roberto Giubetich, quien entre otras mismas cosas a las que se refiere habitualmente en sus intervenciones periodísticas, dijo que la Ley de Lemas es una estafa al ciudadano. Bueno. Dale. A ver … Estafa, buscamos en el diccionario y estafa quiere decir algo así como obtener riqueza a través de una trampa o ardid o bien cometer un delito contra el patrimonio a través del abuso de confianza o la mentira … Hay más definiciones, pero vamos a quedarnos con éstas, las más simples, las más sencillas.

Entonces decías Roberto que la Ley de Lemas es una estafa. Bueno, acostumbrados a que se utilicen términos y vocablos que no son para definir lo que no es, estamos acostumbrados de parte de ustedes, los correligionarios: que voto, que no voto, que estoy o que no estoy, que voté o no voté.

Pero Roberto de vos esperábamos otra cosa. Esperàbamos, por ejemplo, que a pesar de haber llegado al sillón de Libertad (hoy Alfonsín, bueno) mediante este ardid de la estafa electoral de la Ley de Lemas, hicieras algo para revertir ese vicio de origen. Bueno, no. Nada. Nada de nada. Ni baches, ni calles, ni basura, ni nada de nada.

Entonces decías de la estafa de la ley de Lemas y que la gente tiene derecho a votar de manera directa. Hasta donde sabemos desde BAS, en Santa Cruz y en la Argentina toda se vota de manera directa Roberto, no hay delegados electorales como en Estados Unidos. Tanto mirar al final para el Norte, te teerminás confundiendo. Voto directo Roberto. No estamos en Estados Unidos. Salvo que a tu amigo Eduardo se le hayan confundido los sistemas de tanto ir y venir.

Estafa es decirle a la gente que vas a hacer las cosas bien y no hacerlas. Eso es estafa Roberto, en tu lógica, claro. En tu idioma, claro.

En medio de grandilocuentes palabras, Roberto sabía que había unas firmas dando vueltas para que los legisladores provinciales deroguen la Ley de Lemas. ¿Cuál? ¿La que puso a Roberto en el sillón de Libertad? No, ésa no. Ahhhh. La que puso a los K y a los mismos diputados a decir que es una estafa. No vale. La teoría de los actos propios. Nadie alegará su propia torpeza Robert. Bueno, nadie no. Ja.

Entonces, entre la estafa de Roberto y las firmas que no alcanzan, está llegando la definición de la Ley de Lemas en las altas esferas de Plaza Lavalle.

Circulando por cada despacho supremo. Parece que sin proyecto de fallo aún pero circulando.

Todos y todas estaremos a la espera de la resolución suprema. Veremos cuánto de respeto a las autonomías provinciales habrá y cuánto de estafa a la división de poderes.

Veremos veremos y en pocos días lo sabremos. 11 de diciembre es la fecha.

Hablando de estafas y vicios de origen en los despachos supremos, desde BAS los mantendremos informados para que no los vuelvan a estasfar. Para que no NOS vuelvan a estafar.

Etiquetas
Comentarios