POLÍTICA
La UCR de Santa Cruz parece vivir momentos de álgidas, apasionadas y fuertes discusiones hacia el seno del partido
30 de mayo de 2014

A lo largo de estos días, cuando falta poco para que se dirima la discusión en las 3 localidades habilitadas en toda la provincia, han surgido voces que no parecen encolumnarse tan mansamente a la conducción de Eduardo Costa, voces que hasta acá habían permanecido en silencio, con la excepción del ex concejal caletense Facundo Prades, que hoy cuestionan las prácticas poco democráticas del Empresario, más aún las actitudes de su esposa, y suman a ello el abandono de los ideales, valores éticos y morales con los que se ha construido el centenario partido.

El proceso electoral interno se está llevando a cabo con importantes turbulencias, discrepancias, agresiones, insultos, desmentidas y traiciones, situación que resulta llamativa en un marco donde muchos de los cuadros de la UCR ya se están probando el traje para asumir alguna cartera ministerial el 10 de diciembre de 2015. La sociedad santacruceña observa y toma nota de los acontecimientos, porque si por una interna se producen este tipo de resquebrajamientos, cuando les toque la hipotética hora de gobernar será una casa de brujas.

El mapa de la democracia radical

La interna por la conducción provincial del partido no es más que una formalidad, dado que el diputado nacional “logró” consensuar una lista de unidad que la encabeza él mismo y está, por ahora, secundado por la diputada provincial oriunda de Caleta Olivia Stella Maris Bubola, así que solo sería un mero trámite administrativo de proclamación.

En 11 de las 14 localidades de la provincia que deben elegir autoridades para los comités locales las urnas permanecerán bien guardadas. Fuentes del propio partido aseguran que Eduardo Costa trabajó fuertemente para que esto sea así y como ejemplo citan los casos de Las Heras y Caleta Olivia que fue uno de los desencadenantes que permite conocer la realidad interna del partido, con autoproclamaciones, impugnaciones y la espera, de acuerdo a lo que manifestó el concejal de la UCR Juan Acuña Kunz, de que Italo Bringas envie la resolución que defina si las urnas ven la luz o no y los afiliados de la UCR de Caleta Olivia pueden votar.

Río Gallegos, El Calafate y Puerto Deseado son las únicas tres localidades donde los comités locales irán a las urnas. Con realidades muy diferentes, en la capital provincial dirimen la interna Roberto Giubetich y Pablo Fadul,  en la villa turística lo harán Ricardo Patterson y Daniel Fernandez y en la ciudad pesquera lo harán Martínez y Rosas que enfrentan a Cintanti.

La puja de Río Gallegos entre ambos contendientes es la que posicionará al candidato del Empresario a la intendencia galleguense. Todo apunta a que el apoyo de Costa se va a balancear por el ex funcionario de la gestión de Roquel, Roberto Giubetich. En un medio radial el diputado fue consultado a quien apoya para la intendencia y solo atino a desmarcarse con un “yo sé a quién voy a apoyar pero no lo voy a decir”. En el comité capitalino todos saben que se refería a Giubetich, situación que tiene muy molesto al concejal Pablo Fadul que ha presionado fuertemente para conseguir el apoyo de Eduardo Costa, y una derrota en la interna lo deja sin argumentos políticos para ser el candidato del Empresario a la municipalidad de Río Gallegos.

En El Calafate en cambio se discute la autoridad de la conducción de Eduardo Costa, por un lado está Ricky Patterson que responde al diputado nacional, que según encuestas perdería a manos de Daniel Fernandez, un histótico radical de la localidad que no está de acuerdo en la forma en que el Empresario lleva adelante la conducción del partido, y que lo ha denunciado esta semana por fraude, dado que se han incorporado a los padrones nuevos afiliados autorizados a votar.

Puerto Deseado presenta un escenario más tranquilo, ambas listas pertenecen al sector del empresario, aunque éste se inclinaría un poco más por la lista de Citanti. Mientras que la lista de Martinez viene con el acompañamiento de Rosas, el representante de la minoría (UCR en este caso) en el Tribunal de Cuentas quiere ser candidato a la intendencia deseadense.

Caleta un caso aparte

En la ciudad norteña la situación es una olla a presión. Los concejales Juan Acuña Kunz y Victor Chamorro expresaron públicamente que retiran el apoyo a Eduardo Costa, dado que el Empresario generó las condiciones para que la interna del partido no se dirima en las urnas y alentando la autoproclamación al frente del comité local de su delfín Matías Quinteros. Además el edil caletense denunció que el local de Chamorro fue rayado con frases insultantes y que su casa fue apedreada, en este caso pone la responsabilidad de las acciones a Chazarreta, “un enviado de Costa”.

Todavía se espera que la esposa de Juan Acuña Kunz, la diputada y candidata a vice presidenta al comité provincial, Stella Maris Bubola defina si permanece en la estructura del empresario o da un paso al costado. Hasta hoy tibiamente manifestó que “permanecía dentro de la estructura del empresario y que su esposo se había apurado”. Pero la casa de ella también fue víctima de las agresiones y las reuniones que definan el mapa de la UCR en Caleta todavía siguen llevándose a cabo.

Solo resta esperar que define Italo Bringas, presidente de la Junta Electoral del partido respecto si se llevan a  cabo las elecciones internas en la ciudad de El Gorosito, en ese caso irían Matías Quinteros por el lado de Costa, y por el otro Sergio Bucci, lista que acompaña el sector enfrentado al Empresario compuesto por Facundo Prades, Juan Acuña Kunz y Victor Chamorro.

La resistida

En el escenario de la interna de la UCR existe alguien que resulta muy resistida por todos los sectores del radicalismo, y es un secreto a voces que la conducción de Eduardo Costa está condicionada por el humor de Mariana Zuvic.

En los comités de toda la provincia se discute la injerencia de la esposa del Empresario en el armado del partido y en la toma de decisiones, y lo que más les preocupa es que muchas de las decisiones de un posible gobierno provincial pasarán por las manos de Mariana Zuvic, quien en cuanto puede se escapa a acompañar a Elisa Carrió en sus recorridas por Nueva York, Córdoba o por donde la histriónica diputada nacional vaya.

Tanto es la resistencia que produce Mariana Zuvic, que sectores como el de Freddy Martinez, Facundo Prades, Pirincho Roquel y otros dirigentes radicales poco a poco se van alejando de Eduardo Costa, y hoy se identifican más con expresiones tales como las que se pudieron observar en las paredes de Capital Federal pintadas por Los Irrompibles, que conduce el dirigente juvenil Leonardo Santoro, que rezaban: “Radicalismo Sin Patrones”.

Comentarios