NACIONALES
SUPER B
7 de septiembre de 2014

Hay villanos que parecen superhéroes. O hay superhéroes que parecen villanos. “Súper B”, como lo bautizaron los medios hegemónicos (dirían sus todavía amigos del gobierno nacional) parece dispuesto a todo. 

Como cuenta el periodista Mariano Obarrio, quién a esta altura del partido parece más bien su fan, Berni (¡no Neustadt!), el Secretario de Seguridad, maneja su camioneta por las noches con lentes de visión nocturna para estar a salvo de los narcotraficantes que lo tendrían amenazado. Frenético, le gusta usar trajes especiales (y cuasi espaciales) si una bomba de humo tóxico lo amerita, colgarse de cuanto helicóptero haya para “supervisar operativos” o subirse a cualquier moto (también a la xenófoba, diría su némesis el perro Verbitsky) cuando el deber llama.  Hasta hace horas, tenía dos compañeros inseparables. El Coronel Retirado Galeano (subordinado de Seineldin en Malvinas) y “Yunque”. Ahora sólo le quedó este último, un simpático ovejero alemán que lo sigue a sol y sombra en sus trotes matutinos y en su oficina de Paseo Colón. 

Como dirían las abuelas, en estas últimas semanas “Súper B” estuvo hasta en la sopa. Cinco chilenos quisieron asaltar un supermercado en Balvanera, en la Capital Federal y Sergio explicó que ese fin de semana habían detenido a más de 60 extranjeros que solo vienen a delinquir al país. Después, planteó que era necesario acelerar las deportaciones. Para Sergio, una de las grandes causas del delito serían los extranjeros y entonces, habría que empezar con la deportación “para todos y todas”. 

Súper B, quien según él es el único que va al despacho de la Presidenta en chancletas, también salió a defender al “gendarme carancho” y la posterior golpiza que un grupo de agentes de esa fuerza de seguridad le dio a un automovilista, cuyo video se viralizó e indignó al 80% de las personas que lo vieron en el sitio del canal de noticias TN. Al respecto, el comunicado oficial que difundió desde su cartera explicaba que “el comandante López Torales actuó en acuerdo con la ley y en cumplimiento de un procedimiento policial dispuesto para liberar las arterias vehiculares interrumpidas por un grupo de personas empeñadas en entorpecer el normal desarrollo del tránsito de todos los ciudadanos”. Según Sergio, “los abogados de las personas imputadas de violar el artículo 194 del Código Penal, interrumpiendo las rutas, intentan presionar a la opinión pública alentando lecturas conspirativas en las que sus defendidos, los obstructores permanentes del tránsito, serían en realidad víctimas inocentes”.

Como si esto fuera poco, este viernes, y según la tapa del centenario diario de las “letras de molde” en el que Sergio tiene algunos amigos, el Gobierno Nacional iba a retirar la Policía Federal de las comunas en las que la Policía Metropolitana ya tiene presencia. Hoy, el mismo “Secretario” que invento el “conflicto” aparece en la tapa de éste y otros matutinos (entre ellos el pasquín oficialista Tiempo Argentino como el gran salvador que descomprimió la situación tras una reunión con el Jefe de la Policía de Macri. Todo un as del diálogo y el consenso, a quien el fanático del deporte, Daniel ya está midiendo como posible candidato a Gobernador de la Provincia. 

Mientras los sectores progresistas del Gobierno se indignan cada vez más con las ocurrencias de “Súper B” y se preguntan cuando le llegará su “kriptonita”, Sergio sigue usando su capa para subirse a la moto (o al helicóptero) que mejor lo deje de cara a 2015, aún a costa de sacrificar lo que algunos denominan las políticas de seguridad democrática de la última década. 

 

Etiquetas
Comentarios