El Puchero
Qué GROSO!
22 de noviembre de 2018
El diputado nacional y dirigente del Movimiento Evita, Leonardo Grosso utilizó sus redes sociales para “salir del closet”. Con una foto de él, dándose un beso con su novio, escribió unas líneas en donde reflexionó sobre la homosexualidad y la política y sobre todo dejó en claro que se sentía orgulloso de su sexualidad y de poder publicarlo en esos términos.

Lo cierto es que tanto su círculo personal como sus compañeros de militancia ya conocían este aspecto de su persona, por lo que a priori no debería resultar tanta novedad. De hecho, su familia tiene conocimiento de su sexualidad desde el 2010, dado que fue la ley de matrimonio igualitario sancionada en aquel momento la que lo impulsó a contarles a su padre, madre y hermanos (entre ellos su melliza).

Su actual novio, Guillermo Castro o “Guille” para los amigos, es un muchacho de unos 30 años, apenas más joven que Grosso. “El Rubio”, como lo llama el diputado en la intimidad, nació en Tandil y cursó sus estudios en la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN) en el área de Ciencias Políticas. Recién mudado a la capital, allá por el año 2010, Guille tuvo una incipiente militancia kirchnerista en organizaciones pequeñas; luego anidó en la militancia de género y hoy se destaca en La Colectiva.

El día elegido por Leo Grosso para esta puesta en escena no fue azaroso. Se trató no sólo del día en que tiene lugar la multitudinaria Marcha del Orgullo Gay en las calles de la ciudad de Buenos Aires, sino también del Día del Militante. Buena jugada.

Como todo gesto político, tiene adhesiones y detracciones. Las críticas le llovieron desde dos sectores. Por un lado, de la comunidad gay que le reclama nunca haber estado tan comprometido con la causa sobretodo en momentos más complejos y teniendo en su haber casi 8 años de diputado nacional. Y por el otro lado, de los actores políticos que lo rodean cuya lectura fue que se trató de una jugada meramente especulativa, dado que el año que viene necesita renovar su banca y esta historia no sólo lo pone en vidriera, sino que casi casi se aseguró el lugar del cupo gay.

¿Habrá lugar en las listas para Guille también?


Etiquetas
Comentarios