El Puchero
CON LA GENTE ADENTRO
17 de febrero de 2019
Ayer fue el cumpleaños de Máximo Carlos Kirchner, el hijo de esta provincia hermosa que es Santa Cruz. Claro, no es hijo único, pero es el hijo del que hablan todo el tiempo en los medios. Que mide seis metros. Que está gordo. Que está flaco. Que tiene rota una pierna. Que en realidad no es una pierna sino que hay algo más. Que es tonto. Que es vivo. Que juega a la play. Que tenía la birome. Que es malo. Que es bueno. Que tira rayos de los ojos. Que habla de más. Que habla de menos. Que parece Néstor. Que parece Cristina. Que habla bien. Que habla mal. Que va. Que viene. Que está. Que no está.

Pero nunca, nadie, en todos los años de vida que tiene Máximo Carlos Kirchner, uno de los hijos de esta provincia, jamás dijo que Máximo Kirchner está contra el pueblo. No hay apellidos milagrosos, pero el concepto tangible de que kirchnerismo es igual a que te vaya mejor, es un hecho fáctico.

Como podemos ver, en el programa del piloto de aviones Antonio Laje, cuando queda arrinconado entre la espada y la mentira más ruín, termina citando a Máximo Kirchner.

Ya que lo compare con el presidente de la nación, y lo suba al ring electoral más grande del país, corre por cuenta y cargo del mencionado presentador de noticias.

Quizás llegue un día en el que se de cuenta que no hace falta pedir disculpas para estar de acuerdo, que ese nervio que se le nota en la voz cuando brama la injusticia cerca de él y lo lleva a lanzar epítetos salvajes, tenga más que ver con que el kirchnerismo se parece más a él, que él al kirchnerismo.

Y así viviremos felices.

Quizás no comamos perdices, pero los pollos van a estar más baratos en el supermercado amigo.

Siempre, con la gente adentro. Siempre.

Saludamos desde aquí al faro intelectual y político que alumbra las ruinas por las que camina Laje.


Mirá el video.


Etiquetas
Comentarios