ANALISIS
Oportunismo
19 de diciembre de 2018
En el baile de las sillas trataremos de que lo que haya que hacer pase rapidito y express, fim fum fam, pim pam pum, a otra cosa, a votar y todos contentes.

Contentes.

Contentes.

¡Contentes!

Porque una actriz denuncia a un violador, entonces el Congreso se despereza y trata una ley que tiene un año durmiendo en los cajones infestados de preservativos del ejecutivo.

Porque denuncian a una organización política, entonces rapidito, (un), el ejecutivo con los pantalones bajos sale corriendo desde atrás de su escritorio caminando como un pingüinito y se tropieza ávido de firmar el dictamen que fuera necesario para poder lastimar a lo que fuera que haya enfrente y desde el suelo con los pantalones en los talones y una erección descomunal, sonreirá ese ejecutivo y un perro entrará en ese despacho y jugará su instinto monstruo.

Ola verda. La Ola Verde. La Hola Verde que avanza como una lanza a través del cielo para estallar en el corazón del macho facho al tacho, alma violadora a la licuadora y todo lo que sabemos: que el mal es malo y el bien es bueno. Que violar está mal. Que golpear está mal. Que humillar está mal. Que robar está mal. Que hacer las cosas mal está mal. Que lo malo es el mal. Que lo bueno es el bien. Que mal está volar. Y hagamos rápido una sesión que me quiero ir a alquilar una carpa a la costa, de aquí, de allá, del país del carnaval o de la escola do samba, de la Escuela de Zamba ni hablamos porque somos la política y te vamos a violar todo lo que querramos con o sin acceso carnal a la internet con WiFi gratis en todas las salas del país.

Tiembla el hombre oculto y oscuro que se cansa de abusar, pero tiembla mientras tiene un orgasmo de pasión: la política aterrada debajo de la cama se cuelga el pañuelo verde, el blanco, el lila, el naranja, el azul y entre tanto pañuelo (el mundo) ya no queda muy en claro si la revolución era hoy, si el futuro llegó, o si es todo un palo (ya lo ves).

¡Felices! Incluso la felicidad es inclusiva e incluye con la letra e: no será cuestión del Congreso pero no apuren mucho a la política que se hace encima y llena el pañal para poder actuar. Actuar. Actuar. Querían ficción. Le dieron realidad.

Primero fue un comentario en joda, pero no nos preocupamos.

Luego fue un comentario a una mujer entre muchos.

Más tarde un comentario mano a mano.

Después un mensaje de texto, algo electrónico, con la foto sexual.

Después unas bebidas por aquí.

Finalmente un insulto.

Una tocada.

Un roce.

Un sos mía.

Y llegamos.

Mirá cómo se pusieron: muertas. Se pusieron muertas por culpa del hombre. 

Y la política sigue siendo la, no él y mientras la política siga siendo mujer, la van a seguir maltratando esos navegantes de sueldos, maltratadores de mujeres y abusadores del verso: la patria aterrada se esconde finalmente en una Iglesia y cualquier barbudo tiene espalda, chapa y piné para sacar a bailar a los votos.

Qué será de nosotros.

Qué será de nosotres.

El mundo es una porquería.

Y a ellas siguen siendo matadas.

En el medio, ratas, ratones y ratoncitos van a aprovechar la hemorragia de la verborragia para llevarse puestes a opositores incómodos.

Comentarios