PROVINCIALES
YCRT: preocupación de gremios por el presupuesto para 2018
29 de diciembre de 2017
ATE Río Turbio, APS, Luz y Fuerza y La Fraternidad emitieron ayer un documento para dar a conocer a la Intervención de YCRT que se mantendrán en estado de alerta y movilización.

 El conflicto entre las partes no cesa y los sindicatos indicaron que paralizarán todas las labores en caso de que “haya despidos injustificados”. Asimismo, desde ATE indicaron que el presupuesto inicial para 2018 es de 3.435,6 millones pesos, mientras que ese mismo concepto en 2017 fue de 3.818 millones de pesos.

En este cierre de año, los 4 gremios que tienen poder de actuación en YCRT acordaron mantenerse en estado de alerta y advirtieron a la intervención de la empresa (encabezada por Omar Zeidán) que no permitirán ningún despido injustificado, señalando que de ser necesario paralizarán la totalidad de la compañía.  

De acuerdo a lo manifestado por ATE Río Turbio, APS, Luz y Fuerza y La Fraternidad, la actual Intervención lleva adelante acciones promoviendo entre los trabajadores el retiro voluntario, que son ni más ni menos, según denuncian las entidades sindicales, despidos encubiertos.  

Asimismo, una vez más volvieron a criticar el presupuesto que el Gobierno Nacional destinará a YCRT para el periodo 2018. De acuerdo a la información a la que accedió ATE Río Turbio, la partida inicial para 2018 es de 3.435,6 millones de pesos, mientras que ese mismo concepto en 2017 fue de 3.818 millones de pesos.  

Ante este escenario, medios de prensa intentaron dialogar telefónicamente con el interventor Omar Zeidán y el Lic. Francisco Roldán, gerente de Relaciones Institucionales de YCRT, pero no se produjo el contacto.

Mientras tanto, ayer la Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento de Julio De Vido por administración fraudulenta en la causa en que se acusó al ex ministro de malversación de fondos destinados a YCRT.  

Medida 

Este jueves ATE Río Turbio, APS, Luz y Fuerza y La Fraternidad emitieron un comunicado por el cual declararon que se mantienen en “estado de alerta y movilización permanente”, asegurando que en caso que se produzca un despido injustificado declararán “la paralización de las tareas en toda la empresa y el complejo ferroportuario” de Río Gallegos.

La dirigencia gremial llamó a “la conciencia colectiva de unidad y solidaridad para luchar contra los embates de este gobierno que sólo busca achicar el Estado Nacional con políticas que se ven en el yacimiento”, señalaron. 

“En virtud de los hechos de público conocimiento, nos declaramos en estado de alerta y movilización permanente. Ante cualquier despido injustificado y sorpresivo declararemos la automática paralización de las tareas en toda la empresa y el complejo ferroportuario”, advirtieron en el documento publicado. 

En tanto, Matías Mazú (presidente del bloque del Frente Para la Victoria en la Cámara de Diputados de Santa Cruz) manifestó su acompañamiento y se puso “a disposición de la estructura intersindical para coadyuvar en todos los asuntos referidos a la defensa del yacimiento, la soberanía santacruceña sobre el recurso, la continuidad de los proyectos referidos a este esquema minero, industrial y energético”. 

Congreso  

En tanto, el secretario general de ATE Río Turbio, Miguel Páez, mantuvo conversaciones con los diputados y senadores por Santa Cruz con el objetivo de hacerse de información oficial respecto al presupuesto para el año entrante y el futuro de YCRT.  

El dirigente sindical señaló que se contactó con el diputado nacional Juan Vázquez y este le “brindó detalles de lo que se trató en comisiones y denunció que el presupuesto prácticamente se trató a libro cerrado”, en tanto que con la senadora Ana María Ianni se reunirá en las próximas semanas.  

“Pese al esfuerzo de realizar el mismo trabajo del año pasado de participar en el presupuesto, en esta ocasión no pudimos hacerlo ya que el Gobierno, con los acuerdos políticos que tiene, rápidamente aprueba todo lo que se presenta en el recinto, sin poder tener la posibilidad de emprender algunas gestiones políticas”, afirmó Páez. 

Recordó también que los trabajadores denuncian “las políticas del Gobierno Nacional en contra del desarrollo energético estatal. Estas acciones consistieron en reducción de personal; los mal llamados retiros voluntarios, que no son ni más ni menos que despidos encubiertos; desinversión; paralización de obras de relevancia e imprescindibles para todo el funcionamiento del complejo minero (ferrocarril, puerto, planta depuradora, mina de carbón subterránea)”, entre otras.  

De acuerdo con lo que analizó Páez, la baja en el presupuesto se profundizará en 2018, de acuerdo a lo aprobado en la Cámara de Diputados el pasado 21 de diciembre. “La partida inicial para el 2017 destinada a YCRT fue de 3.818 millones de pesos, en septiembre se incrementó a 4.187,1 millones y lo que se proyecta para 2018 es de 3.435,6 millones, lo que claramente significa un recorte mayor al inicial del 2017”, explicó.  

En este sentido, el trabajador sostuvo que esa merma “repercutirá directamente en los puestos de trabajo, en la finalización de obras del yacimiento y todo el complejo ferroportuario, sumada a la falta de definición en relación a la central termoeléctrica de 240 MW, la falta de previsibilidad y planificación, llevándonos a conformarnos con vender 30.000 toneladas de carbón con graves necesidades de inversiones”, expresó y aseveró que “este ataque a los puestos de trabajo en primera medida y el retroceso en el desarrollo económico y productivo de nuestra principal fuente de trabajo ponen en riesgo la vida de nuestros pueblos”, reflexionó.

Etiquetas
Comentarios