PROVINCIALES
Vuelve el barril criollo con aumento fijo del combustible
4 de junio de 2018
El acuerdo pergeñado entre el Ministerio de Energía y las empresas plantea la creación de un fondo compensador, la suba fija de un 3% mensual desde julio hasta octubre de 2019 y la determinación de un precio de venta del petróleo al mercado interno más bajo que el internacional, estableciéndolo en USD 69,75 (contra los USD 76,82 actuales). Con esto, otra vez las provincias productoras se verán perjudicadas en la percepción de las regalías.

En los encuentros que mantuvo el ministro de Energía, Juan José Aranguren, la semana pasada, se determinó la creación de un fondo compensador que, por un lado, fijará un precio de venta del petróleo en el mercado interno más bajo que el internacional. Y por el otro, establecerá un aumento mensual del 3% desde julio de 2018 hasta octubre de 2019.

El jueves pasado, el ministro había convocado a la industria petrolera para proyectar cómo se movería el mercado de combustible en la segunda parte de este año. En el marco del congelamiento pactado hasta el mes de julio, el gobierno les propuso, para hacer frente a los mayores costos a partir de la suba internacional de barril de crudo y la fuerte suba del dólar, que hubiera generado una suba estimada del 25% en el precio del combustible, un esquema que permita superar de manera gradual estos valores a través de la creación de un fondo compensador.

El funcionamiento del mismo permitiría que “cuando el precio mundial del petróleo aumente, como ocurre hoy en día, se implemente un precio de venta en el mercado interno que será menor al de la cotización internacional del barril. En tanto que cuando el precio global decaiga, las petroleras locales seguirán cobrando un precio más alto para recuperar la renta que dejaron de percibir en el período de precios altos”, señaló Nicolás Gandini en un artículo del portal especializado Econojournal.

La intención es fijar el precio del crudo doméstico por los siguientes 18 meses en un promedio de US$ 69,75. Lo que implica que las productoras cobrarán un 12% menos que si vendiesen el crudo en el mercado de exportación.

Aumento fijo y permanente

Por otro lado, se planteó que el precio de los combustibles se recupere a partir de julio, cuando se sale del congelamiento, a razón de 3% mensual hasta octubre de 2019, lo que daría una suba acumulada del 40% en esos 18 meses.

Esa suba sostenida contribuirá a compensar primero a las compañías refinadoras -como YPF, Axion Energy (una subsidiaria de PAE), Shell y Trafigura (titular de la marca PUMA, que adquirió las estaciones de Petrobras)- y luego, a partir de marzo de 2019, a las empresas productoras de crudo.

“Se estima que en noviembre las refinadoras recuperarán los márgenes que dejaron de percibir por el congelamiento del precio en surtidores firmado en mayo. Las empresas no pudieron trasladar a las pizarras del surtidor el incremento de sus costos originado en el aumento del crudo, que es su materia prima. Con una suba del 3% mensual a partir de julio, en noviembre recuperarían lo que perdieron desde abril”, explicó el gerente general de una productora.

Una vez que las refinadoras recuperen el terreno perdido, será el turno de los productores, que recibirán una compensación por vender hoy el petróleo más barato de lo que recibirían en el mercado de exportación.

El fondo compensador propuesto por Aranguren -un esquema que ya se utilizó en Argentina a principios de los 2000- vendría a funcionar como un “pseudo libre mercado” porque el precio del petróleo, que como principal commodity del planeta debería ser el mismo en todos lados, tendrá un tope primero y luego se reconocerá la diferencia. “Había otras alternativas peores, como la fijación de un esquema de barril criollo como el que instrumentó la gestión anterior o la vuelta de las retenciones a la exportación”, admitieron fuentes del sector.

Pero para que la propuesta funcione deben darse dos condiciones que, por ahora, no están claras. La primera es que la evolución del tipo de cambio ocurra en base a las proyecciones formuladas en el acuerdo y la otra es que el precio del Brent se mantenga en los niveles actuales.

“Si el Brent se desploma o si el dólar sube por encima de lo previsto, el esquema perderá practicidad”, indicaron.

Esta semana se espera que dicho acuerdo quede formulado por escrito. Pero al mismo le falta un tercer factor fundamental: las provincias productoras. Fijar el precio del crudo por los siguientes 18 meses implicará una pérdida real en las regalías que las provincias productoras perciben por la extracción del crudo.

Durante la semana pasada, en las mesas de negociación, los representantes provinciales fueron los grandes ausentes y estos, claramente, tienen algo para decir.

Etiquetas
Comentarios