Río Gallegos

19 de noviembre

El negacionismo de la construcción federal

"Esta obra proviene de una administración que está en la antípoda desde el punto de vista político del gobierno de Cambiemos” dijo Aranguren al recorrer YCRT y la usina de 240 megas. Indicó que estiman llegar al menos a la mitad de la obra en doce meses más; señaló que políticamente proviene de las antípodas al proyecto de Cambiemos; y además advirtió que será separada del esquema económico industrial del yacimiento minero, contrario al espíritu de la figura jurídica con la que se espera integrar todo el esquema.
Aranguren arribó a la cuenca carbonífera este jueves por la noche para, ya de temprano, en esta jornada ingresar al interior de minas en el yacimiento, luego hacer un recorrido por la obra de la usina termoeléctrica que se encuentra paralizada desde diciembre de 2015; y tras ello reunirse con los distintos gremios.
En las antípodas
La obra de la usina de Río Turbio, al igual que las represas del río Santa Cruz, fueron blanco de un negacionismo político en el sentido de construcción federal en base al desarrollo del país interno. Sin embargo con el tiempo ya poniendo al gobierno de Macri a prácticamente dos años de gestión, estas obras se retoman casi de forma obligada, aunque el proyecto político de Cambiemos no las considere del todo en el fondo. Hoy desde la cuenca carbonífera el propio Ministro Aranguren dejó ver este sentido al lanzar un calificativo político sobre la herencia de la obra en Rio Turbio y su procedencia al indicar: “Si uno lo ve desde el punto de vista político, esta obra proviene de una administración que está en la antípoda desde el punto de vista político del gobierno de Cambiemos”.
Producir al menos la mitad
En relación a lo que se espera respecto a la producción y la puesta en marcha del yacimiento indicó que “cuanto antes podamos lograr que la mina produzca al menos la mitad de lo que necesitamos; estamos a semanas de que eso ocurra, y a partir de ese momento tener la oportunidad terminando la central, al menos de uno de los módulos que llevará doce meses, poder empezar a producir energía eléctrica”, señaló el Ministro de Energía y Minería de la Nación.
Figura jurídica por separado
Al conocerse el presupuesto para el 2018, donde YCRT tiene mil millones menos, y la usina no se encontraba contemplada en el mismo esquema; llamó la atención lo que desde distintos sectores gremiales se especulaba con que el gobierno de Macri desvincularía a la usina del yacimiento a contramano del espiritual del proyecto de ley que tiene media sanción en el Congreso Nacional y que integra toda la cadena de valor. Aranguren confirmó desde la cuenca este sentido al puntualizar que “la entidad va a estar separada; y se va a dedicar una a operar la mina; y otra ordenación jurídica para operar la central térmica”.

Comentarios