POLÍTICA
Show pour la galerie
6 de marzo de 2018
Ayer se conoció que detuvieron al intendente de Río Turbio Atanasio Pérez Osuna, en el marco de una causa por defraudación donde está involucrado como ex interventor de YCRT, y además se solicitará en la legislatura provincial el desafuero del diputado provincial Matías Mazú, involucrado por ser ex intendente.

Es que la causa es por un acuerdo entre ambas partes, YCRT y municipio, por la obra de readecuación de la ruta provincial Nº 20, que une la localidad con el yacimiento.

En el expediente figura que la obra iba a tener un costo aproximado de 500 millones de pesos, que la empresa Fainser iba a llevar a cabo los trabajos, y que se desembolsaron 50 millones a la empresa, pero que no hay ningún trabajo hecho.

Hasta aquí todo parece normal, pero las sospechas acerca de la acción político-judicial-mediática de la conducción macrista de la Argentina se acrecientan si se pone en el contexto de lo que sucede en la Cuenca.

Más allá de descabezar políticamente a la localidad, deteniendo a su intendente y el pedido de desafuero y captura del diputado provincial Matías Mazú, dos históricos dirigentes del PJ local y provincial, la situación se da en medio de la convulsión creada por la desinversión y despidos en YCRT.

A esto hay que agregarle el intento de llegada de Gendarmería Nacional para llevar a cabo la represión necesaria, dado que desde el gobierno de Macri no van a retrotraer los despidos, van a seguir presionando con los retiros voluntarios y también van a continuar enviando más telegramas de despidos.

1.700 es el número de trabajadores que deben quedar afuera de YCRT, y si hace falta vendrán más gendarmes, y sobre todo si hace falta habrán más presos, y de esa manera se someterá a los trabajadores de YCRT sobre todo, y a los vecinos de la Cuenca que si quieren luchar por sus derechos, serán solo meros cómplices de esa banda de corruptos.

Que los que hayan infringido la ley paguen por sus errores, si eso sirve para que el gobierno de Macri, que representa Eduardo Costa en Santa Cruz, invierta en YCRT y deje de despedir trabajadores.

Pero que no se inventen causas, se avasallen derechos individuales, solo para ajustar, echar empleados y acallar a un pueblo.

Comentarios