POLÍTICA
Santa Cruz entre las pocas que aún se resisten a la adenda al Pacto Fiscal
4 de octubre de 2018
La mayoría de las provincias firmó las nuevas condiciones establecidas por la Nación, entre ellas el aumento de trabajadores que pasarán a pagar Ganancias. Hasta ahora comparte la decisión con otra de la Patagonia, Chubut; Formosa y Santa Fe también dudan al respecto. Tierra del Fuego ya se arrepintió de su decisión.

La adenda al Pacto Fiscal “implica un mayor pago de ganancias de parte de los trabajadores y trabajadoras de nuestra provincia”, indicó ayer el vicegobernador Pablo González en el marco de la recorrida realizada por la Cuenca Carbonífera.

Ya días atrás había anticipado que Santa Cruz no firmaría la Adenda al Pacto Fiscal, advirtiendo además que esto podría traer algunas consecuencias negativas para la provincia, en una ya complicada relación con el gobierno de Mauricio Macri. 

Las posibles consecuencias 

Cabe recordar que la Nación había convocado a los gobernadores a una reunión para discutir el Presupuesto 2019 y una adenda al consenso fiscal firmado el año pasado, mediante el cual las provincias resignaban recursos a favor de la Nación a cambio de algunas políticas de estado que se creen prioritarias y que debían mantenerse. 

En el caso de Santa Cruz, en ese Consenso Fiscal aún estaba previsto el Fondo Soja (480 millones anuales que sostienen el 65% de la obra pública); y a la Caja de Previsión en ese consenso no penalizaba a las provincias con cajas no armonizadas. Pero con la Adenda, cambiaron las condiciones. La propia gobernadora Alicia Kirchner dijo que esa adenda “en el estado en que está, no se va a firmar”. 

También el Vicegobernador había manifestado que la firma de esa adenda “que tanto defienden los legisladores de Cambiemos en Santa Cruz –Costa, Tapia, Reyes, Carambia y Ricci-, implica más impuesto a las ganancias, es decir que los docentes, policía, municipales, más privados y aquellos que cobren algún adicional van a tener que pagar el impuesto”. 

“Nosotros sabemos que la no firma de esta modificación al consenso fiscal nos traerá más problemas, más baja de partidas para obras, no transferencia de fondos para mantener la Caja de Previsión, pero asumimos nuestros compromisos con la gente“, había expresado González al tiempo que agregó: “Las otras provincias patagónicas, salvo Río Negro que ya firmó, están en igual condiciones que Santa Cruz porque somos el sector de la Argentina más perjudicado”. 

Tierra del Fuego se siente “traicionada” 

De hecho, ayer se conoció que la mayoría de los distritos del país ya firmaron esa Adenda, mientras que Santa Cruz se mantiene entre los que no lo harán o aún dudan al respecto. Inclusive, otros ya empezaron a arrepentirse de su posicionamiento, por ejemplo la gobernadora de Tierra del Fuego, Roxana Bertone, que en las últimas horas lamentó el Decreto Nacional 864/18 que quita aranceles a la importación de partes semiterminadas para armar televisores. 

Luego de firmar la adenda del pacto fiscal que posterga la reducción de impuestos, manifestó: “Uno firma una cosa y al otro día se entera de una nueva modificación. Todos los días hay una afectación para la provincia de Tierra del Fuego”, reclamó la mandataria. 

A todo esto, mañana viernes se realizará un nuevo encuentro de dirigentes de la Patagonia en Ushuaia, luego vendrá La Pampa y después El Calafate, donde intentarán consensuar posiciones conjuntas ante una serie de medidas que vienen perjudicando a la región, ya de por sí relegada por su distancia geográfica con los grandes centros urbanos. 

Comentarios