POLÍTICA
Matías Bezi: “Costa tira la piedra y esconde la mano”
10 de noviembre de 2014

El diputado provincial por el Frente para la Victoria, Matías Bezi, salió al cruce de las declaraciones de la pareja del empresario y diputado nacional Eduardo Costa sobre la implicancia de Máximo Kirchner en el incendio del Hipertehuelche de Puerto Madryn.

Dice el comunicado:

“Es realmente muy triste tener que escuchar en boca del diputado nacional Costa hablar de violencia política y de la responsabilidad que el hijo presidencial tendría en el incendio perpetrado contra su Grupo empresarial en los últimos días, y otra vez con estas reapariciones públicas intenta distraernos de nuestra verdadera responsabilidad que es la política. 

Como es su costumbre, Costa tira la piedra y esconde la mano: manda a su pareja a difamar y denunciar falsamente y luego pretende convencernos que esto también es “política y punto”. NO señor. Quizás así sean las cosas en el Grupo Costa pero déjeme dudar que así sea en la Unión Cívica Radical, partido centenario al cual Ud. dice pertenecer.

Ahora bien, si Costa y su fallida operadora política consideran que los hechos delictivos perpetrados contra su Grupo empresarial son responsabilidad política del Gobierno, sería sano para la democracia que dicen defender, que presenten alguna prueba que permita confirmar sus dichos. No se puede mentir todo el tiempo ni a todo el mundo. Eso también tiene fecha de vencimiento. Los discípulos de Carrió deberían saberlo.

Mientras tanto, Costa nos coloca en la situación de tener que desmentir lo obvio: ¿alguna persona realmente racional puede tan siquiera deslizar un leve manto de sospecha en relación al accionar de Máximo Kirchner y su conducta durante todos estos años e incluso cuando su padre era Gobernador?. 

Parece que la frustrada modelo cree vivir en una gran urbe al estilo Miami pero la realidad es que el pueblo santacruceño sabe muy bien qué clase de hombre es Máximo Kirchner porque sabe muy bien de qué clase de familia viene, y claramente se trata de una familia que ha luchado y lo sigue haciendo incansablemente, esa justicia que desconocen quienes han dedicado toda su vida a la ambición desmedida por el dinero y la obsesión por mantener el status quo social. 

Nuestro Pueblo no merece tener que escuchar a sus dirigentes políticos desmentir lo obvio.

Y nos vuelve a sorprender un Costa absolutamente relajado hablando de “violencia política”. Quizás Costa no recuerde la violencia política y social del 2007 sufrida por todos los santacruceños. Quizás estaría obsesionado por el cierre de sus balances y las ganancias desmedidas, producto de este proyecto político y económico que desdeña y critica permanente. 

Quizás Costa tampoco haya aprendido que las experiencias políticas construidas desde los Medios, terminan siendo colosos con pies de barro. Costa también lo debería saber. Esas fueron las fotos tristes del nuevo siglo para la Argentina: desocupación, violencia, muertos y un Presidente que se retira de la Casa de Gobierno en helicóptero en medio de una masacre en la Plaza de Mayo.

Pero quizás Costa tampoco recuerde aquella época. Era diciembre. Época de cierre de números para sus sociedades.

Es llamativo cómo algunos livianamente responden a la falta de argumentos políticos con un vodevil de acusaciones y exposiciones mediáticas tarifadas, pero lo importante es que no nos asustan sus mentiras, sólo podemos sentir cierta compasión por quien decide caer tan bajo por un puñado de votos y que en su aspiración a ser representantes del Pueblo crean que faltando a la verdad construirán un camino sólido para defender a sus ciudadanos. Si no se respetan a si mismos, raramente puedan respetar a otros.

Estamos esperando que de una vez por todas Costa se digne a discutir de política donde quiera, con medios o sin medios. Obviamente la última opción es la que más le sienta a este Grupo y su vocera que lo único que hacen es un escándalo para poder verse mañana en algún programa de tv nacional.

No queremos ser el rebaño de una falsa Carrió ni decirle “patrón” a quien se siente detrás de un escritorio estatal. Ya vivimos esa época y Santa Cruz no merece volver a empezar”.

 

Comentarios