POLÍTICA
La Bicha Sica, Máximo Kirchner y un gobierno mentiroso
14 de julio de 2018
Mentiroso, gobierno mentiroso…

Desde BaS tararéabamos la canción de la Princesita Karina y pensábamos que cambiándole solamente algunas de sus palabras, podría ser una canción dedicada al gobierno de Cambiemos.

Tanto es así que esta semana la Cámara de Diputados de la Nación finalmente pudo contar con la “visita” de Hernán Lombardi, el ajustador serial de los Medios Públicos.  

A requerimiento de la oposición, Lombardi compareció ante la plenaria de comisiones de Trabajo y Libertad de Expresión y defendió los despidos de 354 trabajadores de la Agencia de noticias gubernamental Télam por razones relacionadas a posturas ideológicas y actividades gremiales, además de enumerar otras irregularidades, que no coinciden con los despidos sin causa que aprobó el Gobierno. Estuvo acompañado del autor material de los despidos, Rodolfo Pousá, actual Presidente de Télam. 

En un tramo del debate, fue Leopoldo Moreau quien tomó la palabra en su calidad de presidente de la Comisión de Libertad de Expresión. 

Moreau retomó las declaraciones públicas realizadas por Lombardi y Pousá respecto de la postura ideológica y los reclamos gremiales que motivaron los despidos, ratificadas en la exposición de los funcionarios oficialistas. "Se están condenando a sí mismos. Esto va a llegar a la Relatoría de Libertad de Expresión a la CIDH y la ONU. Nunca nadie en estos años de democracia ha tenido la impunidad de decir que se realizaron despidos por razones ideológicas y gremiales. Es una irresponsabilidad porque el Estado argentino va a ser condenado", sostuvo Moreau.

Pero como los muchachos y muchachas de Cambiemos siempre nos sorprenden y no pierden oportunidad pública para hablar de nuestras queridas tierras, cual disparador de mancha venenosa, los oficialistas de siempre tuvieron que hacer gala de ser parte de esta nueva Alianza de gobierno y nombraron Río Gallegos. ¿Dónde queda? Sí, claro, en Santa Cruz.

Bueno, fue así como un diputado oficialista trajo a colación de su discurso condescendiente con el ajuste el Caso Río Gallegos. Allí habló de la corresponsalía de Río Gallegos y se refirió a quien ocupara durante poco más de 3 años la corresponsalía del lugar: Beatriz Sica.

Sí, Beatriz Sica. ¿Y saben qué dijo? Que su único mérito para desempeñarse como corresponsal de la Agencia Télam había sido ser la “maestra” de Máximo Kirchner.

Bueno, a ver. Beatriz Sica es oriunda de La Plata. Allí se graduó como Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación en la Universidad Nacional de La Plata. Se desempeñó como secretaria de Estado de Cultura de la Provincia de Santa Cruz hasta diciembre de 2011. Luego, fue designada como corresponsal de la Agencia Télam hasta la llegada de lo ajustadores seriales que una vez más despedían por razones ideológicas pero la ola amarilla y la pureza e ingenuidad de los globos aún no les corría el velo que permitiera ver su verdadera cara. Esa que muchos ya conocían. La que muchos ya conocíamos. Lamentablemente, no todos.

En fin, palabras más o menos, Beatriz Sica fue nombrada hace unas semanas en este mismo espacio digital cuando su familiar, Dante Sica, asumió como ministro de Producción. Se la vio a ella en la Casa Rosada, entre las filas aplaudiendo la asunción de Sica.

Beatriz Sica nunca fue maestra de Máximo Kirchner. Nunca fue maestra básicamente. Tampoco de Máximo. Se graduó como Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación, título por el cual le pagaba la Agencia Télam. Claro, el diputado parece que no quiso ir tan allá de las barreras ideológicas y se reservó para sí que militaba en La Cámpora. Le debe haber parecido too much. Además, no podía meter un dato cierto entre tanta mentira, no era justo.

Entonces, fue Gabriela Cerruti, la diputada por la Ciudad de Buenos Aires la que le salió al cruce a este hombre de Cambiemos tan premeditadamente mal informado y le cantó todo esto que les estamos contando.

Por supuesto, no hubo devolución ni retractación por parte de Cambiemos. Siguen firmes junto a las corporaciones.

En línea con lo que planteaba Cerruti alli, desde BaS nos preguntamos ¿qué podemos esperar de una Agencia de noticias oficial que miente, miente y miente?

¿Cómo se puede confiar en un Gobierno cuando los titulares de los Medios de Comunicación Oficiales mienten hasta en el detalle más trivial y contrastable que es decir que una persona que era corresponsal de la Agencia de Noticias de Gobierno con título especializado en Comunicación e Información expedido por Universidad Pública sólo está ahí porque fue la maestra del hijo presidencial cuando esa persona ni siquiera vivía en Río Gallegos en aquellos tiempos?

¿Cómo se puede confiar en un Gobierno que tiene la obligación de informarnos porque la Agencia de Noticias Télam la pagamos con nuestros impuestos y en lugar de ello envía a sus funcionarios a mentirles en la cara a nuestros representantes?

Claramente, no se puede confiar.

Entonces, como no se puede confiar los dejamos con una breve estrofa de la Princesita Karina ….

“Mentiroso, gobierno mentiroso

Te vas a arrepentir cuando venga el voto

Mentiroso, gobierno mentiroso

te vas a arrepentir cuando vote a otro”

Comentarios