Río Gallegos

19 de noviembre

Alicia Kirchner y Pablo González analizaran la firma del Pacto

Aunque el Gobierno Nacional sostuvo que sólo San Luis no había firmado el pacto de Consenso Fiscal y nadie lo contradijo, ayer el propio vicegobernador, Pablo González, aclaró que en realidad Santa Cruz tampoco lo rubricó, en la decisión de analizar con mayor profundidad las diferentes medidas que se proponen a lo largo de las 22 hojas que tiene el acuerdo, principalmente lo que hace al esquema de “compensación” que ofreció la Nación a cambio de que las provincias depongan la totalidad de demandas económicas contra el Gobierno Nacional, que en el caso de Santa Cruz, son dos.

Este acuerdo, para que tenga impacto en Santa Cruz, debe no sólo estar firmado por las autoridades provinciales, sino que también lo deberá ratificar la Legislatura Provincial.

Según indicó Pablo González en declaraciones a la prensa, la próxima semana “la gobernadora se pondrá al frente de las negociaciones, para firmar el mejor acuerdo en defensa de los intereses de la provincia”.

En cuanto a los impuestos, las provincias se comprometieron a bajar algunas alícuotas de ingresos brutos y sellos por 1,5% del PBI en los próximos 5 años. En ese punto, se logró, tras el planteo de las provincias patagónicas, exceptuar de ese esquema de rebajas la alícuota de ingresos brutos para el sector petrolero, que hubiera impactado en 2018 en unos $ 700 millones menos, cifra que se elevaría a más de $ 1.000 para 2019, duplicándose con la eliminación total de la alícuota que era el planteo inicial de las autoridades nacionales. Eso quedó sin efecto. 

Sobre el Régimen Previsional se eliminan los mecanismos de penalización por no armonización; se adoptan las medidas necesarias para que la ANSeS continúe liquidando los anticipos mensuales hasta diciembre de 2017 inclusive según lo establece el Presupuesto Nacional vigente, y para 2018 se propone aumentar la asignación del presupuesto nacional a las cajas no transferidas en la misma proporción en que se incrementen en el resto de las prestaciones previsionales liquidadas por el Sistema Integrado Previsional Argentino y mantener un mecanismo de anticipos automáticos sobre la base de los déficits determinados en el año anterior.

Es en el punto por los juicios contra el Estado Nacional donde la provincia tiene mayores reparos, indicó González. Las provincias deben deponer sus demandas, y a cambio, la Nación les entregará un bono a 11 años por $ 5.000M en 2018 y de $ 12.000M a partir del 2019, monto global que se distribuirá proporcional según el índice de coparticipación. Esto implicaría para Santa Cruz unos ingresos equivalentes para el próximo año de unos 150 millones de pesos y casi 400 el restante, cuando Santa Cruz, en una sola de las demandas interpuestas en la Corte, está reclamando $ 5.000 millones. 

Conveniencia

“Es cierto que estamos evaluando la conveniencia de firmar este acuerdo porque en el caso de Santa Cruz nos beneficiaría en cuanto a la CPS (Caja de Previsión Social) ya que se nos está relevando de las penalidades por la no armonización”, explicó González y agregó que “hay algunos puntos que nos benefician, pero estamos analizando el impacto que puede tener este acuerdo en los impuestos provinciales y otros aspectos que disminuirían algunos ingresos”.

Recordó, además, que “este acuerdo implicaría readecuar también el sistema impositivo de los Municipios, porque se pide la aplicación de la Ley de Responsabilidad Fiscal y adecuar las tasas municipales” a lo largo de estos cinco años que abarca la aplicación del pacto. 

De todos modos González dejó en claro que no se trata de una negativa a firmar, sino que “en este momento, junto con la gobernadora y con el equipo económico lo estamos evaluando en función de los efectos que puede tener este consenso en la realidad económica provincial”, y que las conclusiones a las que arriben serán parte de las negociaciones bilaterales “como tuvieron otras provincias previo a la firma del pacto”, que encabezará la gobernadora, la semana próxima.

Fuente: La Opinión Austral

Cierran acuerdo con Gobernadores

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, se reunión con los gobernadores para definir los alcances del acuerdo fiscal propuesto por el Gobierno para lograr un equilibrio de las cuentas públicas provinciales, que será anunciado al mediodía por el presidente Mauricio Macri.

 

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo; y su par de Catamarca, Lucía Corpacci, quienes asisten a la reunión, dijeron a Télam que aún "faltan acordar" puntos centrales, como el "desistimiento de las demandas provinciales contra el Estado nacional y la fórmula de actualización a los jubilados".

En ese sentido, Corpacci afirmó que los gobernadores no quieren que "se perjudiquen los que menos cobran".

También asistieron al encuentro con Frigerio los gobernadores Gildo Insfrán, de Formosa: Carlos Verna, de La Pampa; Juan Manuel Urtubey, de Salta; Mariano Arcioni, de Chubut; Juan Schiaretti, de Córdoba; Miguel Lifchitz, de Santa Fe; Gerardo Morales, de Jujuy; el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González; y ministros de Economía provinciales, entre ellos de Buenos Aires, Hernán Lacunza.

La reunión, de la que participó también el viceministro del Interior, Sebastián de Luca; y el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, se realiza en el Salón de los Escudos.

Al mediodía está prevista la reunión de todos los mandatarios con el presidente Macri, en el salón Eva Perón, de la Casa Rosada, tras lo cual el Gobierno convocó a una conferencia de prensa para dar detalles de lo acordado.

Al respecto, Urtubey consideró que este mediodía los gobernadores estarán "firmando el acuerdo" fiscal con la Nación, confirmó que se logró el convenio sobre la baja de ingresos brutos y explicó que faltan los detalles de un pacto fiscal similar, pero con los municipios.

"Al mediodía ya estamos firmando el acuerdo", destacó hoy el mandatario salteño en diálogo con radio Mitre.

Consultado sobre si podría demorarse la firma de los consensos básicos entre la Nación y las provincias, Urtubey consideró que las cuestiones que faltan acordar son operativas y no deberían alterar la materia central del acuerdo.

"Faltan dos o tres cuestiones pequeñas para resolver operativas y algunas otras que quedan pendientes". 

Entre esas cuestiones pendientes señaló que en materia fiscal "va a faltar una pata, que son los municipios". En ese sentido adelantó que tratarán de "avanzar para llevar el orden fiscal también a nivel municipal para tener un marco ordenado en todo el país".

Sobre el acuerdo en materia del reclamo del Gobierno para que las provincias bajen la presión tributaria que perciben a través de ingresos brutos, Urtubey aseguró que "obviamente no fue fácil" pero hubo acuerdo. 

"Vamos a firmar un convenio que nos obliga a bajar de acá al 2022 un 1,5 por ciento de presión tributaria", indicó.

Además, entre las cuestiones pendientes, explicó que se discutió el tema de si se hace "borrón y cuenta nueva" en los temas de la deuda con las provincias por deudas de coparticipación, y en los juicios por el Fondo del Conurbano.

También reveló que seguirán trabajando en una nueva fórmula de cálculo jubilatorio "que no sea las que venía hasta ahora" pero tampoco que sea "lisa y llanamente la inflación", como proponía el Gobierno.

En cambio, lo que se buscará es "encontrar alguna variable que nos ponga en un lugar que garantice el poder adquisitivo" de los haberes jubilatorios, según el mandatario.

Ayer, los gobernadores tuvieron una reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), de la que también participó Frigerio, ocasión en la que avanzaron en acuerdos sobre el pacto fiscal. "Están acordados casi todos los puntos", afirmó Frigerio ayer luego de ese encuentro.

 

Sin esperar el acuerdo, el Gobierno girará hoy al Congreso el proyecto de reforma tributaria

No esperará a lograr firmar un acuerdo con los gobernadores. En el proyecto figura ya la propuesta hecha a los mandatarios sobre los impuestos a las Ganancias y a los Cheques. La aplicación de los cambios sería a lo largo de cinco años. Se augura un arduo debate antes de su sanción. 

El Gobierno Nacional enviará hoy al Congreso su proyecto de reforma tributaria, luego de haber escuchado a “todos los sectores”, como anticipara el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El ministro señaló el viernes que la iniciativa reflejará lo discutido con los gobernadores y los distintos sectores consultados en las últimas dos semanas.

La reforma tributaria se aplicará en forma gradual, con una rebaja de los impuestos “en un período de cinco años”, lo que a juicio del Gobierno dará “mucha certidumbre”.

Los cambios impositivos tendrán un impacto del 1,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en cinco años, con un impacto neutro en términos de recursos, porque bajará el nivel de evasión impositiva y esto permitirá que la economía crezca más rápido, aseguran desde el Palacio de Hacienda.

Los objetivos generales de la reforma, según indicaron, son promover la inversión, la competitividad y el empleo de calidad; avanzar hacia un sistema tributario más equitativo, eficiente y moderno; reducir drásticamente la evasión impositiva, y cumplir con las metas fiscales.

Sin espera

En la reciente reunión del presidente Mauricio Macri con los gobernadores, se les propuso a estos que en la letra del proyecto se establezca coparticipar a las provincias la totalidad de lo que se recaude por el Impuesto a las Ganancias, con lo que aumentará el dinero que recibe Buenos Aires para compensar su pedido de actualizar el Fondo del Conurbano.

Les aseguraron que todos los distritos percibirán la misma cantidad de recursos que en la actualidad, pero ahora Buenos Aires podría sumar una cifra extra de $ 20.000 millones.

Para poder hacerlo y como por la iniciativa habría una pérdida del 20% para la Anses, por el recorte en Ganancias, la misma sería compensada con la asignación del 100% de la recaudación proveniente del gravamen a los Créditos y Débitos Bancarios, conocido como Impuesto al Cheque, que en la actualidad se destina en una proporción de 70% para solventar al organismo previsional y el resto se coparticipa, algo que se dejaría de hacer.

Pero esa propuesta no dejó conformes a todos. De hecho, el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González, indicó que había que estudiar bien esa suerte de “canje” de impuestos y si, efectivamente, el impacto será “neutro” para las provincias.

El otro punto que aún dista mucho de haberse acordado es la solicitud a las provincias de reducir los impuestos de Ingresos Brutos, Sellos y eliminar las aduanas interiores. Algo que en algunas jurisdicciones, como la nuestra, se torna bastante inviable, si se dimensiona la fuerte incidencia que dichos gravámenes tienen en los presupuestos provincial y municipal. 

Todos estos cambios forman parte del documento para “el consenso fiscal” que les fue entregado a los mandatarios la semana pasada y cuya respuesta se esperaba para este jueves, aunque antes se establecerían reuniones bilaterales entre la Nación y las provincias.

Sin embargo, el Gobierno decidió no esperar al encuentro del jueves y avanzar con el giro del proyecto de reforma tributaria al Congreso Nacional.

Subscribe to this RSS feed

Comentarios