POLÍTICA
FELIZ DÍA DEL PAPA
20 de junio de 2018
Hace algunos días, Francisco, nuestro Papa, dijo durante una misa la siguiente frase:

"Por ejemplo pensemos: existe una ley de los medios de comunicación y se cancela esa ley; se le entrega todo el aparato comunicativo a una empresa que calumnia, que dice falsedades; esto debilita la vida democrática".

Y continuó: "Luego vienen los jueces a juzgar a esta institución debilitada, a estas personas destruidas, condenadas. Y así va adelante una dictadura. Las dictaduras todas han comenzado así, adulterando la comunicación para ponerla en manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos".

No hace falta ser Jaime Stiuso para darse cuenta que el Papa está apuntando directamente contra el gobierno del presidente, y que a la empresa que se refiere, es al Grupo Clarín.

El Papa, morenizado por demás, vuelve a levantar el viejo concepto certero de que "Clarín Miente" y vincula al gobierno directamente con una dictadura. Sin eufemismos, ni medias tintas. El Santo Padre, hijo de Dios, nos dice e interpela desde la sacralidad de los prelados que estamos entrando como nación en una dictadura y que Clarín Miente. Ni el propio Anibal Fernández se animó a tanto cuando era kirchnerista.

La dureza de los conceptos del elegido por el mundo occidental tiene su correlato directo en la aversión que siente por el presidente de todos y todos los argentinos de bien, derechos y humanos: es sabido que el Papa es de extracción peronista, filo nacional y popular, Y que mira de frente al pueblo. Esa aversión o contrariedad contra los elementos del gobierno expirante, se profundizaron en las últimas semanas con la cuestión del aborto, porque el señor presidento no lo hizo por convicción, sino para generarle un dolor de sotana a Pontifex.

 Veremos en adelante cómo avanzará la historia.

Si ganará Macri o ganará el Papa.

Clarín, como siempre, ya sabemos: gana en cualquier escenario.


Comentarios