Río Gallegos

15 de diciembre

Grupo Costa trabajando

El SOEM prometió que iba a estar de paro hasta las elecciones PASO y cumplió. Y así llevan más de 120 días sin trabajar, y aún así han cobrado sus sueldos, y en algunos casos hasta horas extras y plus.

“Sin el 15% no hay campaña”, afirmaron como máxima democrática, aquellos que ya tuvieron un aumento del 26,5% en lo que va del año, y se montaron sobre el reclamo de un acta paritaria que afirma que si hubiera mejora en los ingresos, se podría afrontar ese incremento que reclaman desde el año pasado. La mejora de los números no sucedió, y hoy la intransigencia del gremio convierte a este paro en político, dado que con el FPV al frente del municipio, el sector de Eduardo Costa cree beneficiarse con esta crisis, de cara a las elecciones del domingo.

Previo a la salida de Cantín del municipio, en la jornada en que los municipales arrojaron basura por las avenidas Kirchner y San Martín, e inmediatamente después un dron del canal de noticias TN del Grupo Clarín tomara imágenes, y que los mismos municipales agredieran salvajemente el local de ropa de la hija del entonces intendente, Eduardo Costa, lejos de repudiar estos hechos, afirmaba por FM Tiempo, que “si la promesa estaba debía pagárseles a los empleados municipales”.

Así los municipales permanentemente han bajado los afiches de campaña del FPV y han escrachado las pintadas de este espacio. Recién después de que se manifestara que esa facción del gremio responde a la UCR, comenzaron a bajar algunos bastidores del frente Cambiemos.

Desde el kirchnerismo, y por manifestaciones públicas del propio Máximo Kirchner, “cuando vinieron Patricia Bullrich y el Momo Venegas, el SOEM no se manifestó, pero sitió la ciudad cuando llegaron Daniel Scioli y Carlos Zannini para recordar a Néstor Kirchner”.

En nuestra encuesta, donde participaron 925 lectores, el resultado arrojó que quien está detrás del SOEM en este violento paro, es justamente Eduardo Costa, quien encabeza el sondeo con el 38% de los votos.

Claramente se identifica a la facción que responde a Silvia D´Andrea, concejal de la UCR, a Roberto Giubetich (maneja un sector del corralón), a Oscar Coñuecar (segundo de Mansilla en el SOEM) y a Elena “La Negra” Villegas (militante de Eduardo Costa), como los grupos más violentos dentro del paro.

Villegas es una empleada del sector Perrera, sus compañeros afirman que no aparece a trabajar por las dependencias municipales, y se la suele ver en las redes sociales con personas muy ligadas al empresario y diputado nacional Eduardo Costa.

Encabezó la huelga de hambre que realizaron un grupo de trabajadoras reclamando el pago de sueldos. Su recibo acusa que cobró en mano por el mes de mayo de este año más de 18.000 pesos, que tiene un descuento de un préstamo del Banco de Santa Cruz por casi 3.000 pesos, es decir, que la Negra Villegas tiene ingresos por 21.000 pesos, y después de agosto con los últimos tramos del aumento estará por encima de los 25.000 pesos.

En segundo término de la encuesta aparece La Cámpora con el 20% de los votos. A este espacio político le aducen la pertenencia del sector Vivero, que fue uno de los que más se aferraron al reclamo del 15%. Este grupo de trabajadores que ingresó al municipio durante la gestión de Raúl Cantín, responde al ex concejal José Zavaley.

A su vez, a La Cámpora, se la acusa de haber trabajado para forzar la salida de Cantín del municipio, y dejar así a Pablo Grasso, de relación fluctuante con la organización de Máximo Kirchner, aunque de mayor confianza con el hijo presidencial. A pesar que en las horas previas a la renuncia del intendente electo, corrió el rumor de que éste postergó la decisión por pedido del diputado camporista Matías Bezi.

Inmediatamente tras La Cámpora, aparece en el tercer lugar con el 19% Daniel Peralta. De estrecha cercanía con Pedro Mansilla, de hecho el secretario general del SOEM se jacta que las negociaciones paritarias durante la gestión Roquel, las negociaba directamente con el propio gobernador.

Se sospecha que afiliados al PJ de Daniel Peralta, son parte de los grupos que bajan bastidores y escrachan paredones.

El cuarto y quinto lugar aparecen como detrás del paro Roberto Giubetich y Héctor Roquel, con el 8% y el 4%, respectivamente.

Claramente Giubetich se constituye como “monje negro” en este conflicto. Es un secreto a voces dentro del municipio y del corralón, que quienes encaran y sostienen el conflicto, responden al candidato a intendente de Eduardo Costa. Mientras el impoluto Pirincho espera que este desmadre de campaña en la capital santacruceña, le lleve agua para su molino en las PASO del domingo.

Por último aparece el renunciado Cantín, con el 3% de los votos. Claramente nuestros lectores no han identificado al ex intendente con capacidad política de promover un paro que lo dejó afuera del municipio.