Río Gallegos

20 de noviembre

El Gobierno nacional y los gobiernos provinciales firmaron el “Consenso Fiscal”

El convenio, que el Gobierno nacional define como “histórico”, fue suscrito por todas las provincias a excepción de San Luis.

El Gobierno nacional y los gobiernos provinciales firmaron el nuevo “pacto fiscal”, que busca bajar la presión tributaria en todos los distritos. Para Cambiemos, se trata de un acuerdo “histórico”.

El convenio fue suscrito por todas las provincias a excepción de San Luis. El gobierno de Alberto Rodríguez Saá no aceptó las condiciones planteadas por la administración nacional.

Los puntos clave del compromiso:

• Impuesto IIBB y Sellos: las provincias se comprometen a bajar impuestos por 1,5% del PIB en los próximos 5 años.

• Ley de Responsabilidad Fiscal: compromiso para aprobar y adherir al proyecto de una nueva ley de responsabilidad fiscal. Las provincias mantendrán su gasto constante en términos reales durante los próximos años.

• Acuerdo por el Fondo del Conurbano: $ 40.000 millones en 2018 y $ 65.000 millones en 2019 para la provincia de Buenos Aires.

• Ley de Ganancias: se deroga el articulo 104.

• Juicios: todas las provincias (menos San Luis) acordaron desistir de los juicios contra el Gobierno nacional por $ 400.000 millones en el caso de la PBA por el fondo del conurbano y por $ 340.000 millones el resto de las provincias.

• Ley de revalúo impositivo: se coparticipará el impuesto.

• Impuesto al cheque: 100% a la Anses.

• Régimen previsional:

o Se acordó tratar un proyecto de ley en el congreso para que los haberes jubilatorios se actualicen trimestralmente y por inflación.

o Se acordó garantizar que las jubilaciones sean de al menos el 82% del salario mínimo, vital y móvil.

o Eliminar las jubilaciones de privilegio.

o Cajas previsionales no transferidas: el Gobierno nacional se comprometió a financiar los déficit de las cajas previsionales no transferidas.

• Ley de responsabilidad fiscal para municipios: las provincias se comprometieron a trabajar para aplicar una ley de responsabilidad fiscal en los municipios de cada una de sus jurisdicciones.

• Impuesto inmobiliario: las provincias acordaron que las valuaciones fiscales de los inmuebles converjan en el tiempo a las valuaciones de mercado.

Cierran acuerdo con Gobernadores

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, se reunión con los gobernadores para definir los alcances del acuerdo fiscal propuesto por el Gobierno para lograr un equilibrio de las cuentas públicas provinciales, que será anunciado al mediodía por el presidente Mauricio Macri.

 

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo; y su par de Catamarca, Lucía Corpacci, quienes asisten a la reunión, dijeron a Télam que aún "faltan acordar" puntos centrales, como el "desistimiento de las demandas provinciales contra el Estado nacional y la fórmula de actualización a los jubilados".

En ese sentido, Corpacci afirmó que los gobernadores no quieren que "se perjudiquen los que menos cobran".

También asistieron al encuentro con Frigerio los gobernadores Gildo Insfrán, de Formosa: Carlos Verna, de La Pampa; Juan Manuel Urtubey, de Salta; Mariano Arcioni, de Chubut; Juan Schiaretti, de Córdoba; Miguel Lifchitz, de Santa Fe; Gerardo Morales, de Jujuy; el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González; y ministros de Economía provinciales, entre ellos de Buenos Aires, Hernán Lacunza.

La reunión, de la que participó también el viceministro del Interior, Sebastián de Luca; y el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, se realiza en el Salón de los Escudos.

Al mediodía está prevista la reunión de todos los mandatarios con el presidente Macri, en el salón Eva Perón, de la Casa Rosada, tras lo cual el Gobierno convocó a una conferencia de prensa para dar detalles de lo acordado.

Al respecto, Urtubey consideró que este mediodía los gobernadores estarán "firmando el acuerdo" fiscal con la Nación, confirmó que se logró el convenio sobre la baja de ingresos brutos y explicó que faltan los detalles de un pacto fiscal similar, pero con los municipios.

"Al mediodía ya estamos firmando el acuerdo", destacó hoy el mandatario salteño en diálogo con radio Mitre.

Consultado sobre si podría demorarse la firma de los consensos básicos entre la Nación y las provincias, Urtubey consideró que las cuestiones que faltan acordar son operativas y no deberían alterar la materia central del acuerdo.

"Faltan dos o tres cuestiones pequeñas para resolver operativas y algunas otras que quedan pendientes". 

Entre esas cuestiones pendientes señaló que en materia fiscal "va a faltar una pata, que son los municipios". En ese sentido adelantó que tratarán de "avanzar para llevar el orden fiscal también a nivel municipal para tener un marco ordenado en todo el país".

Sobre el acuerdo en materia del reclamo del Gobierno para que las provincias bajen la presión tributaria que perciben a través de ingresos brutos, Urtubey aseguró que "obviamente no fue fácil" pero hubo acuerdo. 

"Vamos a firmar un convenio que nos obliga a bajar de acá al 2022 un 1,5 por ciento de presión tributaria", indicó.

Además, entre las cuestiones pendientes, explicó que se discutió el tema de si se hace "borrón y cuenta nueva" en los temas de la deuda con las provincias por deudas de coparticipación, y en los juicios por el Fondo del Conurbano.

También reveló que seguirán trabajando en una nueva fórmula de cálculo jubilatorio "que no sea las que venía hasta ahora" pero tampoco que sea "lisa y llanamente la inflación", como proponía el Gobierno.

En cambio, lo que se buscará es "encontrar alguna variable que nos ponga en un lugar que garantice el poder adquisitivo" de los haberes jubilatorios, según el mandatario.

Ayer, los gobernadores tuvieron una reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), de la que también participó Frigerio, ocasión en la que avanzaron en acuerdos sobre el pacto fiscal. "Están acordados casi todos los puntos", afirmó Frigerio ayer luego de ese encuentro.

 

La película sobre el Fondo del Conurbano

El presidente Mauricio Macri se reunió este jueves con los gobernadores en la Casa de Gobierno para abordar la reforma tributaria y el Presupuesto 2018. Pero la reunión pasó a "un cuarto intermedio de una semana" para "en el interín, trabajar con cada una de las provincias" los puntos sobre los que no hubo acuerdo.

Dos temas centrales del cónclave fueron la reforma tributaria y la solución al reclamo bonaerense sobre el Fondo del Conurbano.

Según explicó el ministro Rogelio Frigerio, se está cerca de llegar a un desenlace positivo con el Fondo Bonaerense: "De manera gradual se cubrirá el reclamo legítimo de la provincia de Buenos Aires y frente a esta propuesta, la Provincia está dispuesta a retirar el reclamo de la órbita judicial".

Es que, en agosto, Vidal le había pedido a la Corte Suprema que se declare inconstitucional el techo de $650.000.000 (o hasta el 10% de la recaudación) anuales para la coparticipación del impuesto a las Ganancias que le corresponde a la Provincia.

Considera que debe percibir una cifra mayor, mientras las provincias advierten que, de autorizar este pago, ellas se verán perjudicadas. Apuntan a que Buenos Aires obtenga sus fondos del Tesoro Nacional.

Por ejemplo, si en 2014 no hubiera existido ese tope, en vez de $650 millones, Buenos Aires habría recibido $26.388 millones, dinero que hubieran dejado de percibir el resto de las provincias.

Además María Eugenia Vidal llegó a reunirse con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, lo que provocó el enojo del resto de los mandatarios provinciales y puso en alerta a la Casa Rosada, ya que necesita de ellos para poder avanzar con las reformas en el Congreso, especialmente en el Senado donde muchos legisladores responden casi de manera directa e inmediata a los reclamos de los gobernadores.

Durante este cuarto intermedio, las partes acercarán sus propuestas formales al Gobierno, que será el encargado de afinar el lápiz y presentar los nuevos números de distribución de fondos en la reunión de la semana próxima.

Se estima que el documento final se tratará de una propuesta consensuada con la mayoría de los mandatarios porque el macrismo no quiere que la negociación por el Fondo del Conurbano empantane las próximas sesiones en el Congreso, donde el oficialismo está en minoría.

Reforma fiscal para provincias en el límite de la intromisión federal

Trascendió un borrador del proyecto de responsabilidad fiscal que el Gobierno Nacional presentará a los gobernadores como parte del acuerdo nacional. Propone límite al gasto, al endeudamiento y al empleo público, igual que plantea fuertes sanciones por incumplimiento. En algunos aspectos, la propuesta puede tomarse como una intromisión al federalismo. Se anticipa un fuerte debate para llegar al consenso. 

El proyecto de responsabilidad fiscal que la cartera del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne prepara y será presentado a los gobernadores en la reunión planteada para principios de noviembre, se podría leer como un programa de premios y castigos de la Nación a las provincias, lo que podría ser tomado como una clara intromisión al federalismo que caracteriza a la estructura institucional y económica del país.

El borrador que trascendió a la prensa, contempla un estricto régimen de control de cuentas del Gobierno Central a las jurisdicciones y apunta a regular el esquema de fondos que se giran desde la Casa Rosada.

Según una copia del borrador del proyecto de reforma fiscal que ayer circuló por los medios nacionales, el gobierno pretende, a través de esta reforma, ejercer un fuerte control del gasto público de las provincias así como también instrumentar un régimen de recaudación compartida entre la Nación y las provincias, amparado en las delicadas economías que tienen muchas de las jurisdicciones y el alto endeudamiento al que están ya comprometidas.

Cabe recordar que el lunes próximo, el presidente Mauricio Macri será quien presente el plan de reformas estructurales para esta segunda etapa de su mandato. Lo hará en el Centro Cultural Kirchner ante legisladores, empresarios, gobernadores, sindicalistas, universidades y todo su Gabinete Nacional.

Pero para el 9 de noviembre, según reveló el propio ministro del Interior Rogelio Frigerio, está convocada una reunión del presidente con todos los gobernadores. Allí el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, junto a Frigerio, presentará lo que será el proyecto oficial de reforma fiscal. Lo que se pretende es lograr los consensos para plantear un nuevo esquema de responsabilidad fiscal, basado en el acuerdo que se firmó el 2 de agosto del año pasado, con la mayoría de las provincias. 

Pero algunos puntos también fijan pautas que avanzan sobre la autonomía provincial. Por ejemplo, al limitar el gasto público a la inflación, de hecho pone techo a una discusión esencial que se hace en cada jurisdicción: las paritarias salariales estatales. También podría leerse como una intromisión que sea el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal el que “apruebe” los parámetros que se determinen para la recaudación. Las sanciones que se establecen para los incumplimientos avalan, precisamente, la limitación de esas autonomías. 

El planteo

El borrador del proyecto consta de 26 artículos, aunque varios de ellos podrían o ser modificados o dejados de lado, de acuerdo a la negociación y acuerdos a los que se arribe con los gobernadores, pero en ese articulado se trazan varios ejes centrales que pretende lograr el Gobierno Nacional con los Estados federales, entre ellos los siguientes: 

Presupuestos: Las leyes de presupuesto general tanto de las provincias como de la Nación contendrán la autorización de la totalidad de los gastos y la previsión de la totalidad de los recursos, de carácter ordinario y extraordinario, afectados o no, de todos los organismos centralizados, descentralizados, de las instituciones de la seguridad social y los flujos financieros de los fondos fiduciarios.

Ejecución presupuestaria: Con un rezago de un trimestre se deberá difundir la información trimestral de la ejecución presupuestaria (base devengado y base caja), del gasto (base devengado) clasificado según finalidad y función, del stock de la deuda pública, incluida la flotante, como así también los programas multilaterales de financiamiento, y del pago de servicios.

Recaudación: Los gobiernos provinciales, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gobierno Nacional calcularán “parámetros e indicadores homogéneos de gestión pública que midan la eficiencia y eficacia en materia de recaudación y la eficiencia en materia de gasto público”. Según la letra chica de la iniciativa oficial, estos indicadores deberán ser aprobados por el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal.

Gasto público: La tasa nominal de incremento del gasto público corriente primario neto de la Nación y de las provincias “no podrá superar la tasa de aumento del índice de precios al consumidor de cobertura nacional previsto en el marco macrofiscal”. Para regular lo que es gasto público corriente primario, el proyecto establece que será entendido como “los egresos corrientes primarios, excluidos: a) los gastos financiados con préstamos de organismos internacionales, b) las transferencias por coparticipación a Municipios y Comunas, c) los gastos corrientes financiados con aportes no automáticos transferidos por el Gobierno Nacional a las jurisdicciones que tengan asignación a una erogación específica, d) los gastos corrientes destinados al cumplimiento de políticas públicas nacionales, que sean definidas como políticas de Estado por futuras leyes nacionales”.

Empleo público: El proyecto oficial contempla que el Gobierno Nacional y las provincias se comprometen a no incrementar la relación de cargos ocupados en el Sector Público (en planta permanente, temporaria y contratada) existente al 31 de diciembre de 2017, respecto a la población proyectada por el INDEC para cada jurisdicción. Sólo aquellas provincias que hayan alcanzado un resultado financiero superavitario o equilibrado podrán incrementar la planta de personal.

Final de mandatos: Para evitar el despilfarro de gastos a los gobernadores que dejen sus cargos, el proyecto prevé que durante los 2 últimos trimestres del año de fin de mandato, no se podrán realizar incrementos del gasto corriente de carácter permanente, exceptuando los que trasciendan la gestión de gobierno.

Política tributaria: El proyecto sostiene que “se acordarán la adopción de políticas tributarias, tendientes a armonizar y no aumentar la presión impositiva legal, especialmente en aquellos gravámenes aplicados sobre el trabajo, la producción, el sector productivo y su financiamiento, con la finalidad común de lograr el crecimiento de la economía nacional y las economías regionales, en la medida que dichas decisiones no impliquen comprometer la sostenibilidad de las finanzas públicas”.

Endeudamiento: Con el objetivo de contener el nivel de endeudamiento se plantea que “en ningún ejercicio fiscal los servicios de la deuda instrumentada superen el 15% de los recursos corrientes netos de transferencias por coparticipación a municipios”. Y las jurisdicciones que superen ese porcentaje no podrán acceder a un nuevo endeudamiento. A la vez, para acceder a operaciones de endeudamiento con organismos que no pertenezcan al sector público ni financiero se deberán elevar los antecedentes y la documentación correspondiente al Gobierno Nacional.

Sanciones: El incumplimiento de las obligaciones establecidas en la ley de responsabilidad fiscal dará lugar a sanciones que irán desde la restricción del derecho a voto en el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal a la limitación en el otorgamiento de avales y garantías por parte del Gobierno Nacional y las limitaciones de las transferencias presupuestarias del Gobierno Nacional.

Gobernadores piden a la Corte demorar resolución y que se dé un debate general

Firmaron un acta rechazando la pretensión de Buenos Aires y pidiendo a la Corte que deje su decisión sobre el reclamo judicial para luego de que exista un debate entre Nación, provincias y el propio Congreso de la Nación. Estuvieron allí los representantes de 19 provincias de distintos colores políticos, unidas por la misma preocupación. Por Santa Cruz participó el vicegobernador Pablo González.

Como estaba previsto, los representantes de 19 provincias, de todos los colores políticos, se reunieron ayer en la Casa de San Juan, pasadas las 13:30 horas, alertados por un posible fallo positivo de la Corte Suprema al reclamo de la provincia de Buenos Aires para que se actualice el Fondo del Conurbano Bonaerense. Durante el cónclave, los gobernadores y vicegobernadores unificaron criterios ante el reclamo de Buenos Aires y firmaron un documento de manera unánime.

Si bien los mandatarios reconocen la legitimidad del reclamo de Vidal, ya que el Fondo del Conurbano quedó congelado en 1996 y muy desactualizado luego de la devaluación de 2002, plantean que el giro de fondos para corregir eso debe correr por cuenta de la Nación y sin que implique un recorte a las partidas de dinero que reciben las provincias.

En la conferencia de prensa que brindaron tras el encuentro, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, reclamó “que se ponga también en la balanza” la cantidad de subsidios que reciben de la Nación la provincia y Ciudad de Buenos Aires, porque “es injusto” que se les dé más que al resto de los distritos.

En declaraciones a la prensa, el santafesino Miguel Lifschitz se pronunció en sentido similar y consideró que para dar una discusión en serio “se debería poner todo sobre la mesa: reforma tributaria (el Gobierno trabaja en una iniciativa en ese sentido, pero aún no informó su contenido), subsidios, impuesto al cheque y otras cuestiones”, advirtiendo que si avanza el reclamo de Buenos Aires “¿qué pasaría con las demás provincias? Podría entrar en colapso todo”.

Además de definir una “estrategia común” sobre la demanda judicial de Buenos Aires, los mandatarios también avanzaron en reclamar cambios en la Coparticipación del Impuesto al Cheque, proponiendo la posibilidad de rebajar la alícuota de ingresos brutos.

Luego de un largo intercambio de ideas, los gobernadores Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Carlos Verna (La Pampa), Ricardo Colombi (Corrientes), Lucía Corpacci (Catamarca), Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Hugo Passalacqua (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán), Juan Schiaretti (Córdoba), Sergio Casas (La Rioja), Gerardo Morales (Jujuy) y Alberto Weretilneck (Río Negro), como así también los vicegobernadores de San Luis, Carlos Ponce; de Santa Cruz, Pablo González y de Santiago del Estero, José Neder, elaboraron un documento en el que fijaron su postura.

Allí se indica que “respecto del reclamo judicial planteado por la provincia de Buenos Aires en torno al tema Fondo del Conurbano, los gobernadores abajo firmantes acordamos manifestar: 1) Que la pretensión de la provincia de Buenos Aires perjudica gravemente al resto de las provincias y municipios”.

Agregan en un segundo punto que “siendo un tema que involucra la relación Nación-provincias, su tratamiento indefectiblemente debe darse a través del debate entre Nación, las provincias y el Congreso de la Nación”, por lo que avanzan en “solicitar respetuosamente a la Corte Suprema de Justicia no tome resolución alguna hasta tanto sean escuchadas todas las jurisdicciones y se dé el debate correspondiente entre la Nación, las provincias y el Congreso de la Nación”.

Finalmente, el documento cierra con un cuarto punto donde “ratificamos la permanente predisposición al diálogo y la búsqueda de soluciones consensuadas”.

“Defender nuestros derechos”

Al término de la reunión, el vicegobernador Pablo González indicó que “este pedido que realiza la provincia de Buenos Aires unió a las provincias en un rechazo, puesto que implicaría una quita de recursos para cada Estado Provincial” y agregó que “en este encuentro se pretendió ponernos de acuerdo para defender nuestros derechos y recursos”.

González sostuvo que “se trata de articular entre todos para llegar a una solución que tiene que resolverse en este marco político, no en el marco judicial. De hecho, así lo establece nuestra Constitución Nacional: en última instancia quien decide sobre los cambios en la estructura de coparticipación de impuestos es el Congreso de la Nación”.

Cumbre de gobernadores por reforma impositiva y coparticipación

El vicegobernador Pablo González participaría en representación de Santa Cruz. Otros 17 gobernadores están confirmados en el cónclave donde se quiere unificar criterios ante el reclamo de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano. Piden mayores fondos coparticipables a cambio de discutir una posible rebaja de la alícuota de ingresos brutos en el marco de la reforma impositiva.

Al menos los representantes de 18 provincias se reunirán hoy para definir una estrategia en común frente a la demanda del gobierno bonaerense para eliminar el tope en el Fondo del Conurbano y también reclamar cambios en la Coparticipación del Impuesto al Cheque, aceptando a cambio, la posibilidad de rebajar la alícuota de ingresos brutos.

El temor de que la Corte Suprema autorice a María Eugenia Vidal a quedarse con $ 50.000 millones del ex Fondo del Conurbano que actualmente se reparte entre las provincias ha unido a los gobernadores en un frente común. 

Hasta ahora, los ingresos que vienen percibiendo las provincias desde la Nación crecen por encima de la inflación. En agosto, según datos de la consultora Economía y Regiones (E&R), la coparticipación aumentó 35% respecto al mismo mes de 2016 y llegó a $ 65.467 millones. A la vez, el fondo solidario de la soja mostró una variación interanual positiva del 43%. De este modo, los ingresos por coparticipación crecieron por encima de la recaudación nacional, que en agosto había subido 33,5%, impulsada por los impuestos vinculados a la actividad (IVA y Ganancias principalmente).

En el año, la coparticipación se incrementó 33,1%, contra 31,2% de la recaudación general. Según la medición de E&R, en términos reales las transferencias por coparticipación aumentaron 9,3% en términos reales.

La mayor parte de las provincias registraron subas interanuales de coparticipación, con variaciones entre 43,35% (la Rioja) y 34% (Chubut). Córdoba, Santa Fe y San Luis presentan avances levemente inferiores debido a que perciben la devolución del 15% de los fondos que recauda la ANSeS desde el 2016. En cambio, el resto de las provincias cerraron un acuerdo con la Nación para cobrar ese reintegro de forma progresiva, empezando con una devolución del 3%.

En el caso de Santa Cruz la suba fue del 41% de manera interanual de agosto 2016 a agosto 2017. 

La razón de la reunión de hoy es que los jefes provinciales interpretan que una reformulación del Fondo del Conurbano implicaría una quita de recursos para el resto de las provincias. 

Hasta ayer estaban confirmados en esa cumbre mandatarios de todos los colores partidarios: Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Ricardo Colombi (Corrientes), como así también el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén). También se prevé la asistencia del chaqueño Domingo Peppo, Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Hugo Passalacqua (Misiones), Juan Manuel Urtubey (Salta), Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Uñac (San Juan), Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manzur (Tucumán) y Lucía Corpacci (Catamarca).

Según fuentes oficiales, del encuentro participará el vicegobernador Pablo González, quien de hecho ya está en Buenos Aires por los conflictos suscitados en el sector petrolero. 

Reforma impositiva

Según consignó la agencia DyN, la cumbre de gobernadores fue convocada con el espíritu de avanzar en un proceso de reducción de impuestos que “penalizan la producción y quitan competitividad al aparato productivo argentino”. En este contexto, los mandatarios provinciales aspiran a dar un paso más en la devolución a las provincias de recursos de la coparticipación, que entienden “injustamente se los queda la Nación”.

Distintas fuentes confiaron a DyN, que -a propuesta de la provincia de Córdoba- durante el encuentro los gobernadores analizarán la posibilidad de reclamar una rebaja de la alícuota del Impuesto al Cheque y, al mismo tiempo, un aumento de la coparticipación de este tributo, ya que el 30% del gravamen es coparticipable, pero los gobiernos provinciales sólo reciben el 17%.

A cambio y como tercer punto, los gobernadores estarían dispuestos a discutir un recorte en la alícuota del Impuesto de Ingresos Brutos (gravamen netamente provincial), que de acuerdo a su interpretación “se ha transformado en una aduana interior en el país”. De esta manera, los mandatarios buscan “bajar impuestos distorsivos tanto en el orden nacional como provincial”.

 

De 10 provincias que más ajustaron gasto, 8 son PJ

Radiografía se da en la previa al cónclave de gobernadores del miércoles contra demanda de Vidal en la Corte por fondos.

Por Ariel Basile, para Ámbito

En la previa de la reunión de gobernadores del miércoles para frenar la probable pérdida de recursos por el reclamo de la bonaerense María Eugenia Vidal para eliminar el techo del Fondo del Conurbano, un informe reveló que de las diez provincias que lograron ajustar el gasto público en mayor medida, ocho son gobernadas por el peronismo en sus distintas variantes.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) realizó un trabajo donde, tras afirmar que en 2016 el peso del gasto se mantuvo prácticamente constante a nivel provincial, puso a Santa Cruz -administrada por Alicia Kirchner- como el distrito que más ajustó respecto a 2015, un 15,29%. Una necesidad de los patagónicos ante el cambio de signo en la Casa Rosada, que obligó a la gestión santacruceña a ser más eficientes en el manejo de las cuentas. Este año, además, la provincia selló un acuerdo con Nación de control de gastos para llegar al equilibrio fiscal en 2019.
A Santa Cruz le siguen Misiones (14,97%), Santiago del Estero (12%), Catamarca (9,64%), Formosa (8,97) y La Rioja (7,7%). Los mandatarios de todos estos distritos son parte de la liga de gobernadores peronistas que despliega cumbres -la próxima será el miércoles (ver aparte)- para diagramar una estrategia común para oponerse en la Corte a la demanda de la macrista Vidal, quien pidió volar el tope al Fondo del Conurbano. 
La catamarqueña Lucía Corpacci, el formoseño Gildo Insfrán y el riojano Sergio Casas son peronistas de pura cepa, mientras que el misionero Hugo Passalacqua (Frente Renovador de la Concordia) y la santiagueña Claudia Ledesma Abdala (Frente Cívico) vienen de partidos provinciales que están actuando en coordinación con sus pares PJ. 
El dato no es menor si se considera que el pool de gobernadores busca una defensa articulada contra la probable pérdida millonaria de remesas coparticipables en cada provincia, en caso de que la Corte avale el reclamo de Vidal (que representará $300 mil millones extra para Buenos Aires). La obediencia del PJ en materia fiscal será así una planilla más que mostrarán hacia afuera para forzar una salida política a la repartija de fondos y que sea Nación quien resigne recursos para compensar a los bonaerenses. 
Fuera del universo peronista, la provincia gobernada por Cambiemos que mejor hizo los deberes en 2016 fue Mendoza, que aparece en el séptimo lugar (7,06%) y quinta si se considera sólo el gasto primario (9,18%). La gestión del radical Alfredo Cornejo no sólo fue clave en la confección del texto de la nueva Ley de Responsabilidad Fiscal girada al Congreso -concebido por Nación con el visto bueno de las provincias-, sino que el propio mandatario disertó el pasado viernes en el BID, en Washington, sobre la reducción del gasto público y del déficit, en el Foro de la Red de Descentralización y Gestión Fiscal Subnacional.
El otro distrito Cambiemos que se mostró más en línea en 2016 con la receta del gobierno nacional es Jujuy, de Gerardo Morales (5,65%). Cierran el top ten Tucumán (4,86%) y Tierra del Fuego (4,25%), ambas con administraciones PJ, de Juan Manzur y Rosana Bertone, respectivamente.
En contraposición, en el podio de los distritos que menos ajustaron el gasto se encuentran, paradójicamente, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires (no se contemplan los recursos destinados al traspaso de la Policía Federal a Horacio Rodríguez Larreta), ambas Cambiemos, escoltas de Chaco, del peronista Domingo Peppo. 
En términos generales, el informe de IARAF sostiene que el peso del gasto público en términos del PBI reveló una tendencia creciente en el periodo 2003-2015, y que en 2016 se frenó esta curva alzista.

Bertone y Schiaretti, peor que Alicia

Las pasadas elecciones PASO le dieron sendos mensajes al gobierno nacional. Además de confirmarse en la jornada de ayer que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, obtuviera una victoria sobre Macri en la provincia de Buenos Aires, por un 0,4%, unos 20.000 votos de diferencia, a pesar de cuantiosas operaciones judiciales y mediáticas, nuestra provincia, Tierra del Fuego, Chubut y Córdoba fueron distritos que deberán leerse de manera cuidadosa.

Un atolondrado Eduardo Costa con información de boca de urna en las primeras horas tras el cierre de las mesas, soltó que Cambiemos obtenía en Santa Cruz el 52% de los votos, por primera vez creyó superar el techo del 50% desde que es un habitual candidato en su carrera política desde 2007.

Ese techo del 50% es la prenda que desea Eduardo como un palmarés para ofrecer a su electorado. Poco le importaba si en ese 52% que anunciaba eufórico estuvieran los votos de los Prades, y así sumara peras con bananas. El número para venderle a Macri era el 52.

Pero la realidad al final del escrutinio lo colocó en un aceptable 47%. Dos puntos más que su mejor elección, que fue en 2011 como candidato a gobernador cuando enfrentó a Daniel Peralta por segunda vez. Aunque en este caso la casa no está en orden, y Eduardo no sabe cuanto de ese casi 14% que obtuvieron los caletenses podrá contener.

Por otra parte el FPV pasó la barrera del 30%, algo inesperado por los propios dirigentes del oficialismo provincial, e incluso por la propia Alicia Kirchner, el número resultó una muestra de que el espacio no sucumbe a pesar del anuncio de las 7 plagas por parte de Costa, aunque de cara a 2019 no le queda mucho más aire si le quiere ganar al que sería por 4ª vez candidato a dirigir la provincia.

La lista oficial de la gobernadora encabezada por Ana Ianni y Juan Vázquez obtuvo casi el 25% de ese 30%, sólo el 5% pertenecen a la lista encabezada por Julio Gutierrez. Es decir que la participación de la otra lista en la interna abierta es menor que en el caso de Cambiemos, y si el FPV avanza bien, puede contener algún voto de Prades, de Peralta si algún sector votante del ex gobernador no quiere jugar a perdedor y seguir votando al PJ provincial. Lo mismo sucede con los votantes de José Blassiotto.

Aunque la mandataria provincial mantuvo diálogo con el gobierno de Macri, no entregó las convicciones ni la dignidad provincial como lo hizo la mandataria de Tierra del Fuego, que una vez que Macri obtuvo la ajustada victoria del balotaje en noviembre de 2015, se pintó rápidamente de amarillo.

Aislada en la isla

Rosana Bertone apostó a una lista propia dentro del Frente Tierra de Unión que llevaba a Laura Collazzo como candidata a diputada nacional, y separarse así del FPV.

Obtuvo el 17,99% de los votos logrando un tercer lugar que la deja en una posición muy difícil de cara a lo que viene y resta de su gobierno. En menos de 2 años Bertone licuó su poder político.

La sociedad fueguina le pasó factura por convertirse en una buena alumna del macrismo, lo primero que hizo fue invitar a Rogelio Frigerio a su asunción, en enero de 2016 cuando todos estaban de vacaciones modificó el sistema previsional, viajó con Macri y Urtubey a ver al Papa Francisco, participó de conferencias de prensa con funcionarios del gobierno nacional, y no evitó ningún gesto hacia los nuevos ocupantes de la Casa Rosada.

En la isla se hizo de la victoria en las PASO el Frente Ciudadano y Social, que es el FPV provincial, que otrora fueran juntos con la gobernadora, y que va por la reelección del diputado nacional camporista Martín Pérez.

Aunque obtuvieron el 21,23% de los votos, obtuvieron el 2º puesto en Ushuaia, la ciudad de la cual es intendente Walter Vuoto, quien oficia de líder del kirchnerismo en la provincia, y que no ha podido acentuar su condición de liderazgo en la ciudad que gobierna. 

Mientras tanto el macrismo en la provincia obtuvo el segundo puesto en las PASO, y hace su juego de manera coordinada con la gobernadora para frenar las aspiraciones gubernamentales del FPV.

El entregador del peronismo cordobés 

Otro que no la pasó bien en su distrito fue el “Gringo” Schiaretti. El gobernador de córdoba quedó en el 2º lugar con el frente electoral Unión por Córdoba con el 28%, muy lejos de los 44% que obtuvo el frente Cambiemos de su amigo personal Mauricio Macri. 

Otro que se ha cansado de hacerle gestos al gobierno nacional. De hecho fue el distrito que le dio la victoria a Macri en el balotaje, obteniendo una diferencia por encima de Scioli mayor que la diferencia total del país. 

Jorge Assiz desde su cuenta de twitter afirmó que en realidad el que trabajó en la campaña fue solamente el “Gallego” De la Sota, y que el gobernador se guardó. 

De ser así, el peronismo cordobés se prepara mansamente para la entrega de convicciones e ideales de la mano de su gobernador Schiaretti. 

En Chubut por ahora ganó el FPV 

Mario Das Neves tuvo un semi revés en las elecciones PASO, obteniendo el 2º lugar a 6 puntos del FPV. Aunque el experimentado gobernador espera para las generales obtener más votos, en virtud de que muchos de los que participaron dentro de las internas del FPV que tenía 6 listas diferentes, en principio le responden. 

Habrá que ver si esos acuerdo se consuman, y gran parte de los casi 33 puntos del FPV migran al frente Chubut para Todos del actual gobernador. 

De menor diálogo y mayor discusión con el gobierno nacional, Das Neves ha tenido gestos con el gobierno de Macri, cuando trabajó para la firma del nuevo convenio del sector petrolero que esconde cierta flexibilización laboral, reduciendo conquistas obtenidas por el sector.

El resto de los gobernadores que no ganaron 

Histórica fue la derrota de los Rodriguez Saá en San Luis a manos de Cambiemos, lo mismo le sucedió a Verna en La Pampa y al histórico Movimiento Popular Neuquino, que también perdió a manos de Cambiemos. 

En Santa Fe el socialismo que gobierna la provincia se diluye con la actividad económica en Rosario, y no fue ni árbitro en la ajustada victoria de Unidad Ciudadana por sobre Cambiemos. 

Lo mismo le sucedió al ex kirchnerista Bordet en Entre Ríos, que perdió frente a Cambiemos, que cuenta en ese distrito con el peso político del ministro del interior Rogelio Frigerio quien apunta a ser gobernador de esa provincia en 2019.

En definitiva a la gobernadora de la provincia, siendo que no responde al gobierno nacional de Mauricio Macri, y solo accede a determinados acuerdos en pos de recibir fondos para pagar los salarios, que aún en el marco del domingo electoral no había concluido de pagar, le fue mejor que a los gobernadores no oficialistas que se desviven en gestos al poder central macrista.

Subscribe to this RSS feed

Comentarios