Río Gallegos

12 de diciembre

El emocionante encuentro con la Nieta 126

Desde 1977 buscándote, luego de 40 años la vida de Adriana cambia totalmente. Empieza un camino nuevo de amor y abrazos. "Estoy feliz. Estoy plena. No solamente es una ficha, se armó todo el rompecabezas, con una familia más grande y hermosa. Se me completó la vida". Así se presentó ayer  en sociedad Adriana, la nieta recuperada número 126, durante una conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo. 

Adriana o "Vanesa", como hubiese sido llamada por sus padres biológicos, es hija de Edgardo Garnier y de Violeta Ortolani, militantes desaparecidos en el marco de la última dictadura cívico militar.

 

"Tengo una familia hermosa. Tengo una abuela, no lo puedo creer, con 40 años tengo una abuela y ayer pude hablar con ella. ¡Ya la quiero! Es una genia, ya la quiero. Se nota que es hermosa por fuera y por dentro", señaló la joven en la rueda de prensa, entre lágrimas de emoción. "Esta vez, no pudieron. El amor es más fuerte que el odio. Siempre”.

 

Abuelas de Plaza de Mayo anunció la recuperación del nieto 118

El nieto que acaba de recuperar su identidad es hijo de Jorge Oscar Ogando y de Stella Maris Montesano, ambos militantes del PRT-ERP, que fueron secuestrados en octubre de 1976.

En una conferencia de prensa en la sede porteña de Abuelas, Carlotto aseguró: "Esto se consigue no solo con la voluntad de nuestro pueblo sino con el apoyo de nuestro Estado, que ayuda a concretar nuestros sueño de Memoria, Verdad y Justicia".

Sobre el nieto recuperado, Carlotto informó que se acercó voluntariamente a abuelas el 30 de marzo de este año “con fuertes sospechas de ser hijo de desaparecidos” y que recién esta mañana (por ayer) el Banco Nacional de datos Genéticos informó a la CoNaDi que el joven es hijo de Montesano y Ogando.

La Abuela Giavanola de Califano relató que habló por teléfono con su nieto, que vive en el exterior desde hace 15 años, y que le manifestó que no puede "sentir más que alegría".

En ese marco, y entre los aplausos de los presentes, recordó a su nieta Virginia Ogando, que falleció el 15 de agosto de 2011, y resaltó que "la mano" de la joven estaba "detrás de todo esto", en referencia en que ella era una incansable promotora de la búsqueda de su hermano.

“Hoy me siento realizada en todo sentido, cumplí con mi hijo y con mi nieta”, señaló Delia visiblemente emocionada, mientras recordó los 39 años de lucha en Abuelas.

Martín es el segundo nieto que las Abuelas encontraron este año, después de que fuera encontrada Claudia Domínguez Castro, hija de Walter Domínguez y Gladys Castro, nacida durante el cautiverio de su madre en marzo de 1978.

La recuperación de la identidad de Domínguez Castro fue anunciada el 31 de agosto de este año y en octubre Claudia brindó una conferencia de prensa junto con sus abuelas biológicas María Assof de Domínguez y Angelina Catterino de Castro, en la que confesó que aunque sabía que era adoptada, la posibilidad de haber sido hija de desaparecidos y apropiada “era lejana, pero no imposible”.

El año del reconocimiento a la lucha

La recuperación de un nuevo nieto, el 116 de la lista, hijo de Hugo Alberto Castro y de Ana Rubel, ambos desaparecidos, pone al 2014 como uno de los años con mayor cantidad de restitución de identidades, tres de las cuales tienen como protagonistas a mujeres centrales en la historia de las Abuelas de Plaza de Mayo.

El destino quiso que en este 2014 se restituyeran las identidades de los nietos de tres mujeres que son un símbolo en la historia de lucha de las Abuelas: Vilma Sesarego de Gutiérrez, una las doce fundadoras; Alicia "Licha" Zubasnabar de De la Cuadra, la primera presidenta, y Estela Barnes de Carlotto, actual titular de la agrupación y un ícono de la búsqueda de los niños que fueron apropiados durante la Dictadura.

En lo que va del año se restituyeron siete identidades de hijos de desaparecidos que eran buscados por sus familias biológicas y que no se sabía en qué situación se encontraban. 

Lamentablemente, como la propia historia de lucha de las Abuelas, compuesta en partes iguales por alegrías y sinsabores, los casos descubieros en 2014 incluyen a tres niños que fueron asesinados junto con sus madres en un avanzado período de gestación y que fueron anunciados el 30 de abril pasado.

Los otros cuatro fueron Ignacio Guido Montoya, nieto de Estela; Valeria Gutiérrez Acuña, nieta de Vilma Sesarego de Gutiérrez; Ana Libertad Baratti de la Cuadra, nieta de la primera presidenta de Abuelas, "Licha" De la Cuadra; en tanto que el pasado jueves se conoció la restitución número 116.

El hijo de Hugo y Ana nació en la ESMA, último lugar en el que sus padres fueron vistos con vida, y se enteró en agosto de este año de que no era hijo de quienes decían ser sus padres. 

En octubre se acercó a Abuelas para hacerse un análisis genético, como parte de lo que la propia Estela definió como "el efecto Guido", que no es otra cosa que un número muy importante de jóvenes de treinta y pico que se han acercado en los últimos meses a las oficinas de la agrupación para terminar con las dudas que tienen acerca de su identidad.

La historia de amor entre Hugo y Ana es una de las tantas que tuvieron lugar en la Argentina durante los años 70: dos jóvenes que se conocieron porque, sin saberlo, compartían todo lo que se necesita como para estar al lado de una persona por el resto de sus vidas.

Ambos militaban en las Fuerzas Argentinas de Liberación (FAL), un grupo donde confluyeron militantes de pequeñas agrupaciones de izquierda y de desprendimientos de organizaciones más importantes. 

Ana era estudiante de Ciencias Económicas y trabajaba en el Laboratorio Bagó, mientras que Hugo era maestro mayor de obras, obrero en la fábrica Ford y estudiante de Arquitectura.

Hugo fue secuestrado el 15 de enero de 1977 en la vía pública cuando iba en su auto y dos o tres días después fue capturada ella por el Ejército en su domicilio de Villa Crespo, en la Capital Federal.

La restitución de la identidad del hijo de ambos y el encuentro con una familia biológica que lo buscó por más de 30 años es la mejor noticia que podíamos recibir en un año que afortunadamente nos llenó de buenas nuevas, esperando que en 2015 también podamos decir lo mismo.

Recuperaron al nieto 114

Ayer la noticia conmovió a todo el paìs: Abuelas encontró nada más y nada menos que a Guido, el nieto de Estela de Carlotto, presidenta de la institución.

La jueza Servini de Cubría le comunicó a Estela que el ADN dio positivo en "un 99,9 %". Ahora la Justicia investigará cómo Guido, nacido en un centro clandestino, llegó a un campo en Olavarría, en el centro de la provincia de Buenos Aires.

Algunas partes de la historia son conocidas. La madre de Guido, Laura Carlotto, estuvo secuestrada en La Cacha, un predio ubicado en la La Plata. Fue detenida en 1977; estaba embarazada de dos meses. La joven fue asesinada el 24 de agosto de 1978. 

¿Qué se sabe de Guido? Al chico lo criaron en un campo en Olavarría Juana y Clemente Hurban, dos peones. Lo bautizaron con el nombre de Ignacio. La chacra pertenece a Francisco “Pancho” Aguilar, un productor agropecuario que falleció en marzo de este año. El hombre, durante mucho tiempo vinculado a la Sociedad Rural local, es ahora uno de los sospechosos de haber entregado a Guido a la familia Hurban. 

La Justicia debará investigar ahora las redes de complicidad civil que permitieron que un niño nacido en cautiverio en La Plata se criara en Olavarría.

Estela en conferencia

Carlotto brindó una conferencia de prensa en el primer piso de la Casa de las Abuelas donde confirmó la noticia que había comenzado a circular pasado el mediodía y aseguró que había esperado ese momento “durante años”.

“Quiero compartir con ustedes la alegría enorme que me brinda hoy la vida de encontrar lo que busqué, lo que buscamos”, afirmó la titular de las Abuelas.

Emocionada, entre sus primeras palabras de la tarde, Estela recordó a su hija Laura, secuestrada en noviembre de 1977 y asesinada a mediados de 1978. “Quiero que sonría desde el cielo y me diga, y repita: `Mi mamá no se va a olvidar de lo que me están haciendo”, expresó.

También imaginó en voz alta que su hija desde el cielo estaría diciéndole que ganó “una batalla larga” que duró 37 años y fue allí que aseguró: "Esto es un premio para todos, ya tengo mis 14 nietos conmigo".

"Esto es para los que dicen basta, que se peguntan si hacemos bien, que pretenden que demos vuelta la página", y agregó: "Esto es una reparación para él (por su nieto), para nuestra familia y para la sociedad en su conjunto". Fue en ese marco que la titular de las Abuelas manifestó: “Doy gracias a dios, a la vida, no quería morirme sin abrazarlo”.

Carlotto destacó además que su nieto se acercó voluntariamente a las Abuelas porque tenía dudas sobre su identidad y destacó que “se cumplió” lo que ella misma había diagnosticado hace unos 20 años: “Él nos buscó. Al final pasó lo que siempre dijimos, ellos nos iban a buscar a nosotras en el afán de hallar su identidad”.

El camino por el cual Guido, o Ignacio Hurban, según el nombre que le dieron sus apropiadores, alcanzó su identidad comenzó hace dos meses cuando el joven de 36 años envió un correo electrónico a las Abuelas en el que planteó sus dudas sobre su identidad.

“A los nietos les decimos que (con su identidad) los espera la libertad, el amor. Nadie les va a decir que no quieran a alguien”, le dijo Estela a aquellos que aún no recuperaron su identidad.

También aseguró que a partir de ahora, además de conocer a su nieto y de entregarle cada uno de los recuerdos que le fue juntando, como una colección de camisetas de cada lugar al que fue a buscarlo, seguirá buscando a los nietos que faltan, como lo hicieron sus compañeras.

“Los chicos están y los seguiremos buscando. No se desanimen, van a llegar a su encuentro. Están esperando que los encontremos”, dijo dirigiéndose a las demás Abuelas.

Carlotto contó además que entre tantos llamados había recibido el llamado de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con quien dijo que lloraron juntas por teléfono.

Guido es el nieto 114. Todavía son muchos los nietos que faltan encontrar en nuestro país, siguen siendo 400.

Subscribe to this RSS feed

Comentarios