Río Gallegos

12 de diciembre

El emocionante encuentro con la Nieta 126

Desde 1977 buscándote, luego de 40 años la vida de Adriana cambia totalmente. Empieza un camino nuevo de amor y abrazos. "Estoy feliz. Estoy plena. No solamente es una ficha, se armó todo el rompecabezas, con una familia más grande y hermosa. Se me completó la vida". Así se presentó ayer  en sociedad Adriana, la nieta recuperada número 126, durante una conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo. 

Adriana o "Vanesa", como hubiese sido llamada por sus padres biológicos, es hija de Edgardo Garnier y de Violeta Ortolani, militantes desaparecidos en el marco de la última dictadura cívico militar.

 

"Tengo una familia hermosa. Tengo una abuela, no lo puedo creer, con 40 años tengo una abuela y ayer pude hablar con ella. ¡Ya la quiero! Es una genia, ya la quiero. Se nota que es hermosa por fuera y por dentro", señaló la joven en la rueda de prensa, entre lágrimas de emoción. "Esta vez, no pudieron. El amor es más fuerte que el odio. Siempre”.

 

Media

Comentarios