Río Gallegos

12 de diciembre

Recuperaron al nieto 114

Ayer la noticia conmovió a todo el paìs: Abuelas encontró nada más y nada menos que a Guido, el nieto de Estela de Carlotto, presidenta de la institución.

La jueza Servini de Cubría le comunicó a Estela que el ADN dio positivo en "un 99,9 %". Ahora la Justicia investigará cómo Guido, nacido en un centro clandestino, llegó a un campo en Olavarría, en el centro de la provincia de Buenos Aires.

Algunas partes de la historia son conocidas. La madre de Guido, Laura Carlotto, estuvo secuestrada en La Cacha, un predio ubicado en la La Plata. Fue detenida en 1977; estaba embarazada de dos meses. La joven fue asesinada el 24 de agosto de 1978. 

¿Qué se sabe de Guido? Al chico lo criaron en un campo en Olavarría Juana y Clemente Hurban, dos peones. Lo bautizaron con el nombre de Ignacio. La chacra pertenece a Francisco “Pancho” Aguilar, un productor agropecuario que falleció en marzo de este año. El hombre, durante mucho tiempo vinculado a la Sociedad Rural local, es ahora uno de los sospechosos de haber entregado a Guido a la familia Hurban. 

La Justicia debará investigar ahora las redes de complicidad civil que permitieron que un niño nacido en cautiverio en La Plata se criara en Olavarría.

Estela en conferencia

Carlotto brindó una conferencia de prensa en el primer piso de la Casa de las Abuelas donde confirmó la noticia que había comenzado a circular pasado el mediodía y aseguró que había esperado ese momento “durante años”.

“Quiero compartir con ustedes la alegría enorme que me brinda hoy la vida de encontrar lo que busqué, lo que buscamos”, afirmó la titular de las Abuelas.

Emocionada, entre sus primeras palabras de la tarde, Estela recordó a su hija Laura, secuestrada en noviembre de 1977 y asesinada a mediados de 1978. “Quiero que sonría desde el cielo y me diga, y repita: `Mi mamá no se va a olvidar de lo que me están haciendo”, expresó.

También imaginó en voz alta que su hija desde el cielo estaría diciéndole que ganó “una batalla larga” que duró 37 años y fue allí que aseguró: "Esto es un premio para todos, ya tengo mis 14 nietos conmigo".

"Esto es para los que dicen basta, que se peguntan si hacemos bien, que pretenden que demos vuelta la página", y agregó: "Esto es una reparación para él (por su nieto), para nuestra familia y para la sociedad en su conjunto". Fue en ese marco que la titular de las Abuelas manifestó: “Doy gracias a dios, a la vida, no quería morirme sin abrazarlo”.

Carlotto destacó además que su nieto se acercó voluntariamente a las Abuelas porque tenía dudas sobre su identidad y destacó que “se cumplió” lo que ella misma había diagnosticado hace unos 20 años: “Él nos buscó. Al final pasó lo que siempre dijimos, ellos nos iban a buscar a nosotras en el afán de hallar su identidad”.

El camino por el cual Guido, o Ignacio Hurban, según el nombre que le dieron sus apropiadores, alcanzó su identidad comenzó hace dos meses cuando el joven de 36 años envió un correo electrónico a las Abuelas en el que planteó sus dudas sobre su identidad.

“A los nietos les decimos que (con su identidad) los espera la libertad, el amor. Nadie les va a decir que no quieran a alguien”, le dijo Estela a aquellos que aún no recuperaron su identidad.

También aseguró que a partir de ahora, además de conocer a su nieto y de entregarle cada uno de los recuerdos que le fue juntando, como una colección de camisetas de cada lugar al que fue a buscarlo, seguirá buscando a los nietos que faltan, como lo hicieron sus compañeras.

“Los chicos están y los seguiremos buscando. No se desanimen, van a llegar a su encuentro. Están esperando que los encontremos”, dijo dirigiéndose a las demás Abuelas.

Carlotto contó además que entre tantos llamados había recibido el llamado de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con quien dijo que lloraron juntas por teléfono.

Guido es el nieto 114. Todavía son muchos los nietos que faltan encontrar en nuestro país, siguen siendo 400.

Comentarios