LOCALES
Fuertes cruces entre concejales ante la suspensión de la sesión
2 de junio de 2017

Finalmente la sesión del Concejo Deliberante no se concretó, pero pese a ello todos los concejales, a excepción del presidente, se sentaron en el recinto. Mientras que desde el FPV calificaron de “capricho” la decisión de Ruiz de no sesionar, Leguizamón coincidió con el titular del Parlamento y criticó duramente al intendente Giubetich, manifestando “el que nos falta el respeto es él”. 

Tal como era previsible, se mantuvo la suspensión de la sesión de ayer y pese a que seis de los siete concejales se sentaron en sus bancas, al no estar la sesión formalmente convocada por el presidente, el Concejo Deliberante no sesionó.

Luego de lo que fue un “gesto” manifestando “queremos trabajar por los vecinos”, desde el Frente para la Victoria criticaron la decisión de Ruiz por no cambiar de posición. “Acá lo importante es que ambos bloques logramos sobreponer la institucionalidad, ante las diferencias políticas”, dijo el titular del bloque del FPV, Martín Medvevovsky y recalcó que pese a ello, “no obtuvimos el acompañamiento del presidente, quien evidenció que esto se trata de una interna de su partido con el intendente y no de lo argumentado en los instrumentos legales acerca de que el Concejo no cuenta con los insumos necesarios para sesionar”.

A esta mirada de que se trata de una interna, en declaraciones radiales, también se sumó Daniel Roquel, quien volvió a justificar el atraso en el pago de los expedientes del Concejo en el ingreso de personal (colaboradores de Leguizamón) y que ello había aumentado “el gasto”, al tiempo que afirmó que “desde que Jorge Cruz dejó la Secretaría de Gobierno, han quedado algunas rispideces y hoy las vemos trasladadas a este campo, y eso no construye”.

En tanto que para Medvedovsky, “el Concejo Deliberante cuenta con los insumos y servicios necesarios para sesionar con normalidad, por lo que la falta de hojas no es un argumento sólido para no desarrollar la reunión legislativa”.

También afirmó que “como representantes de los vecinos, debemos garantizar el funcionamiento del Honorable Concejo Deliberante, ámbito para el cual hemos sido electos y en el cual debatimos y tratamos de dar solución a las problemáticas de la ciudad. Hay que hacer un mea culpa y reconocer cuando no se está a la altura de las circunstancias. No podemos hacer oídos sordos a lo que está sucediendo Río Gallegos con la falta de servicio de transporte público, el estado deplorable de las calles, la falta de una política clara de control animal, entre otros” temas.

“Hay discriminación”

El concejal Juan Manuel Kingma reconoció que no estuvo de acuerdo con la suspensión, pero sí aclaró que coincide con el presidente del Concejo Deliberante “en el grado de discriminación que está haciendo el intendente hacia el funcionamiento del Concejo Deliberante”. 

Planteó que si bien es cierto “que para sesionar quizás no necesitamos tanto, pero sí para el funcionamiento normal del Concejo, porque después de cada sesión hay todo un proceso legislativo para que queden plasmados los documentos y demás”, considerando que lo que está aconteciendo “pasa más por una cuestión institucional, en un marco de medición de fuerzas innecesario, y nos olvidamos de lo que le pasa al vecino”, indicó.

“Fue un capricho”

Uno de los que se mostró más molesto fue el concejal Osvaldo Scippo, quien consideró que fue “una falta grave” por parte de Evaristo Ruiz no haber escuchado al resto del cuerpo y realizar la sesión como se le pidió. 

“El martes nosotros nos presentamos, pidiéndole que revise la decisión de suspender la sesión, coincidimos en que hay que reclamarle al intendente que pague los gastos del Concejo, pero entendíamos que había que sesionar porque, por ejemplo, habría podido existir una propuesta del Ejecutivo por el transporte público (no la había) y él (Evaristo Ruiz) nos dijo que íbamos a sesionar, incluso el miércoles, pero el miércoles nos enteramos que la sesión había sido pasada para el 8 de junio y entonces sentimos que nos faltó a la verdad, porque no fue lo que habíamos acordado”, señaló.

Y afirmó “la verdad es que finalmente no se sesionó porque Ruiz no quiso”, dijo Scippo y agregó que el titular del Concejo “hizo mal uso de su autoridad y desoyó a todo el Cuerpo en este sentido”. 

“Giubetich nos falta el respeto”

Fabián Leguizamón (UCR) afirmó que más allá de que él hubiera preferido sesionar, “lo grave es que hay una falta de respeto constante al Concejo Deliberante como institución, donde la función del concejal queda totalmente desdibujada, ya que los distintos proyectos que se presentan, ya sea por un pedido vecinal, pedido de informes e incluso la propia prórroga para el Presupuesto 2017, el intendente de forma cotidiana muestra desinterés a todas las cuestiones que nosotros hacemos”.

Afirmó que como ediles “nosotros trabajamos mucho, pero lamentablemente el intendente no respeta nuestro trabajo, ni todas las acciones que hacemos por los vecinos tampoco”. 

Recordó que a la fecha no se tiene noción sobre “los gastos o contrataciones que pudiera haber hecho en el 2016 el jefe comunal, porque no ha rendido cuentas al respecto” y agregó que lo que acontece en el Parlamento “claramente es político”, pero no lo adjudicó a una interna con Ruiz, sino a que “el intendente pretende someter al Concejo”. 

“Yo me senté hoy en el recinto esperando a ver si se hacía o no la sesión, pero yo coincido con el presidente del Concejo Deliberante sobre la falta de respeto constante por parte del intendente hacia el Concejo Deliberante. Fijarse en el papel o la tinta es algo burdo, el fondo acá es la falta de respeto a la institución y también coincido con los dichos de Ruiz respecto que cuando vino el SOEM y prendieron fuego en la puerta del Concejo Deliberante, absolutamente ningún concejal de la oposición o de donde sea planteó que venía en desmedro de la sesión, y ese día nosotros íbamos a tocar el tema del transporte público”.

Por lo que pidió el concejal “dejar de ser hipócritas y llamar las cosas por su nombre: acá a Roberto Giubetich le importa nada el Concejo Deliberante y nos obliga a darle la derecha, lamentablemente, a la gente cuando dice que los concejales no hacen nada, porque justamente todo el trabajo que nosotros hacemos él se encarga de tirarlo a la basura”.

Duro con el jefe comunal, Leguizamón indicó que este “no tiene valor para decir las cosas claras y transparentes, y está haciendo politiquería de otros problemas”, al tiempo que también les pidió a sus pares “dejar la hipocresía y la falsedad de lado”. 

“Una cuestión institucional” 

Finalmente el presidente del Concejo Deliberante, Evaristo Ruiz, indicó que el miércoles los bloques parlamentarios fueron informados que la sesión se hará el próximo 8 de mayo a las 10 de la mañana. “Y es en atención al pedido de ellos, aún pese a que no ha pagado a ningún proveedor y está entorpecido el funcionamiento del Concejo”, sostuvo el concejal.

Reconoció que sus pares “me hicieron llegar una nota pidiendo una sesión especial que no se condice con lo que plantea el reglamento, pero la realidad es que nosotros ya el 18 de mayo, en la resolución que dictamos por unanimidad, se tomaba conocimiento sobre la situación que se estaba atravesando y en la que se advertía que si no se pagaba, se llegaría a la suspensión de esta sesión, yo me ceñí a esa resolución”, afirmó Ruiz.

Insistió que el fondo de la cuestión es “la falta de respeto institucional como se le debe al Concejo Deliberante por parte del Poder Ejecutivo Municipal, quien debe cumplir con sus obligaciones y, entre ellas, garantizar el funcionamiento del Concejo Deliberante”, agregando que “es cierto que el Concejo puede funcionar en una plaza o a la luz de las velas, pero no debe ser así y de eso se trata, funcionar en condiciones mínimas de dignidad”.

Comentarios