LOCALES
Desembarco de Giubetich. El embrollo del municipio
28 de marzo de 2018
La semana pasada desde esta redacción dábamos cuenta de la situación sin rumbo del municipio, con una nota que rápidamente tuvo su respuesta, en distintos sentidos en los medios locales.

Una pauta nos separa 

Por un lado el matutino de la familia Segovia-Perincioli tituló en tapa con alegría que el intendente “Roberto Giubetich se apresta a volver a la intendencia”, en la nota hace mención a que había concluido su tratamiento en Puiggari para abandonar su adicción al tabaco. 

Por su parte el diario de la familia Kalmus, en un sentido claramente contrario, habla de la realidad de Río Gallegos, titulando que “La ciudad sigue siendo un caos de basura y pozos”, y la descripción es ni más ni menos que la situación con la que conviven los vecinos de la localidad. 

Ambas tapas traducen la situación de deudas de pautas publicitarias que mantiene el municipio local con cada uno de los medios, sin perder de vista que la directora editorial de La Opinión Austral, Irene Stur, es empleada del bloque de la UCR en el concejo deliberante local. 

La gestión sigue sin rumbo 

Lo concreto, más allá de la vuelta del intendente Roberto Giubetich, que al igual que a la redacción de LOA nos alegra, porque ha mejorado su estado de salud, al igual que a la redacción de TS, la ciudad está invivible. 

Y eso no sólo responde a la falta de financiamiento, sino a la falta de gestión. 

La secretaría de obras públicas a cargo de la limpieza de la ciudad se encuentra acéfala tras la renuncia de Campagnucci, y además el intendente deberá aceptarle o rechazarle la renuncia a la esposa de Daniel Roquel. Conclusión: la ciudad es una mugre. 

La secretaría de desarrollo social a cargo del snob Adriel Ramos, que le metió colores y logos modernos a todo, es solo eso, colores y logos modernos. Desde lo social no contiene ninguna contingencia, el área de minoridad está en uno de sus peores momentos, y desde lo cultural que vendría a ser su fuerte, no tiene ofertas, y además no gestiona fondos que están disponibles de nación para ofertar opciones de esparcimiento. 

La gestión de Ramos es de mala para abajo. 

Económicamente por estos tiempos encuentra un poco de oxígeno, de público y notorio es que van a llegar 50 millones de pesos del fondo fiduciario que gestionó la provincia. 

El municipio había solicitado a la administración macrista 400 millones, pero solo le llegarán 200 millones por este concepto. 

De acuerdo a fuente muy confiables de BaS, esto ameritó una charla íntima entre el intendente Roberto Giubetich y el vice gobernador Pablo González en la confitería del Hotel Presidente de la ciudad de Buenos Aires la semana pasada. 

Además hoy concluye el pago de tasas municipales de las más importantes como lo son el impuesto inmobiliario urbano y patentes automotor, que el municipio ofrece en una sola cuota anual y con descuento del 30%, que le permitirá generar un buen colchón para pagar salarios en tiempo y forma al menos unos meses.

Esperamos que la mejora en los números, la vuelta de Giubetich en mejor estado de salud y una mejora en la gestión, reviertan la situación de una ciudad que vive uno de sus peores momentos en el estado en que se encuentra.

Comentarios