LOCALES
Abigail, aberrante
24 de agosto de 2014

Río Gallegos se encuentra convulsionada por la situación que hoy atraviesa Abigail, la beba de 7 meses víctima de la violencia de dos monstruos, que además son sus padres.

La beba se encuentra hoy en la terapia intensiva del Hospital Regional dando una gran lucha por su vida, aunque el pronóstico no es alentador: el estado de sus órganos se agrava y su cerebro está prácticamente sin actividad, aunque el Director de ese nosocomio haya descartado por ahora la muerte cerebral de Abigail.

Las implicancias y alternativas que se han desplegado de este brutal caso, han sido y serán de dimensiones enormes.

El hecho da cuenta de que la beba llegó al Hospital sin vida, de acuerdo a lo manifestado por la pediatra que la abordo en esas horas dramáticas, y que acompañada por el equipo médico lograron revivirla. Abigail tiene muchos golpes en todo su cuerpo, signos de ahorcamiento y quebraduras, esto último demuestra lo salvaje de la agresión, ya que a esa edad de vida sus huesos son muy flexibles, y para que un bebe se quiebre tiene que caer de una altura muy elevada.

Lo llamativo es que la beba llegó al hospital recién bañada, lo que abre la hipótesis de que posterior a la golpiza fue metida a la bañera con la idea de construir la coartada de una caída en ese proceso.

En el momento que la beba llegaba al hospital, Karla Orellano, su madre, realizaba una denuncia en la oficina de niñez por violencia.

Su madre es una militante de la Juventud Radical y es parte orgánica de la misma, ocupó el lugar de primer suplente de “Delegados del Comité Río Gallegos de la Juventud Radical”. Proviene del espacio político de Roberto Giubetich, quien la hizo entrar al municipio una vez que el radicalismo perdió las elecciones de 2011. Fue parte de los más de 300 agentes que Pirincho Roquel hizo ingresar y que Raúl Cantín mantuvo dentro de la estructura municipal. Karla presta servicio en el vaciadero de Río Gallegos.

Rapidamente la UCR salió a despegarse de la situación y expulso a Karla de sus líneas. Por otro lado, el padre, que sindican como el agresor con el cómplice silencio e inacción de la madre, se llama Carlos Tortelo y prestaría servicio para el estado provincial.

Ambos se encuentran detenidos en dependencias policiales.

El parte médico de Abigail solo lo reciben la jueza López Lestón, que es la que entiende en la causa y la Defensora de Menores la Dra. Claudia Tejedor, dado que las familias de los dos padres que se encuentran en el nosocomio, han producido hechos de discusión, violencia y manifestaciones de culpas.

Por otra parte el rol del estado en este caso parece ser insuficiente. Lo concreto es que ya ha habido un antecedente con Abigail cuando concurrieron al hospital a sacarle sangre, y la bioquímica que la atendió detectó que tenía una fractura en el brazo.

El área de Niñez del municipio manifiesta que el abordaje con los equipos técnicos resultaba de conductas normales, y en casi todas las oportunidades que los empleados de la Secretaría de Desarrollo Comunitario que conduce Daniel Álvarez, era negada información necesaria como para hacer un diagnóstico preciso. Por otra parte el juzgado de familia, a cargo del Dr. Antonio Andrade realizó una pericia psicológica que nunca articuló con Niñez, de acuerdo a fuentes del área municipal.

Hoy PAYCAN, las Defensorías de Menores, Niñez del Municipio, el Ministerio de Desarrollo Social y la Policía provincial han recibido un incremento de denuncias de ciudadanos y vecinos de Río Gallegos acerca de la violencia de la que podrían ser víctimas los niños de nuestra ciudad.

La vivienda de Junín al 1200 donde vivía la familia se encuentra jaqueada por un piquete que corta las calles en Junín y Ferrada, y en la intersección de Diego García y Cépeda. Allí vecinos repudian con una fogata a los responsables de la brutal agresión que recibió Abigail.

 

Etiquetas
Comentarios