El Puchero
Un amigo santacruceño es distinto a cualquier amigo
20 de julio de 2018
Es un amigo que no olvida, un amigo que recuerda, un amigo que te quiere ver bien.

Un amigo que te escucha, que te acompaña, que no falta a su palabra. 

Un amigo que no te va a dejar en el medio del camino.

Por eso Eduardo Costa, probo y firme, rompe con el gobierno nacional macremita en términos ultra violentos: cual Pity Álvarez pero disparando balas verbales, desde la retórica filosa el senador del sur afecto a las cadenillas de plata simil Leo Mattioli advirtió, como cuando un perro ve por primera vez al arcoiris, que el Cambio para Santa Cruz terminan siendo moneditas, luego que desde la administración central del comando porteño de Marcos "Tinelli" Peña obligue, doblegue y someta a todo santacruceño traspasando dos hospitales de inherencia nacional a la órbita alicista, vía provincia.

Así se cumple una pesadilla infernal para el senador de cabello simulcop de bisoñé terracota en estilo pompadour, y vuelve el poder a Alicia, quien cumplió años en los últimos días y decidió no hacer grandes celebraciones entendiendo la dieta de festejo a la que está sometida la provincia que desde el frío capea la tormenta del milenio como puede y como debe.

Avanzando hacia el 2019, ya empiezan a acomodarse las geografías y Eduardo Costa, de sábanas frías con la señora Z, no encuentra paz y ataca a la administración nacional de Instagram.

Porque un amigo es un amigo. 

Y un amigo santacruceño no tiene precio.

Salvo que estemos hablando de revoleos con los pozos petroleros o zonas francas, ahí sí, podemos ir hablando.

Etiquetas
Comentarios