El Puchero
ESCÁNDALO SANTACRUCEÑO EN BUENOS AIRES!
10 de abril de 2018
Mariana Zuvic de Costa, a quien no se le conoce ingresos fijos ni legales, reveló en el honorable Canal 13 de la capital de la Argentina, que el diputado electo por Santa Cruz, Máximo Carlos Kirchner de Nadie se rateaba del jardín de infantes, quizás ya demostrando una acción de eludir a la autoridad desde muy pequeño.



La mencionada parlamentaria del Parlasur, ¿la señora de Eduardo Costa?, indicó en el programa que conduce la nieta de Mariano Mores con el clon fallado de Mario Pergolini, que además el matrimonio de los Kerners andaban en revoleos con los milicos, los Hitler, los nazis y un montón de villanos más que ahora no nos acordamos.

No, de verdad, no dijo todo eso.

Pero sí dijo que el diputado Kirchner se rateaba del jardín de infantes, tal y como podemos ver en la captura de pantalla.

Esto sería un motivo de risa, sino fuera que quien hace tal acusación circense es una persona que aparece en los Panamá Papers con dinero en paraísos fiscales donde la plata que uno guarda allí puede ser derivado de cualquier tipo de delito que la imaginación nos permita imaginar.

Pero como la gayola no es para cualquiera, la íntima amiga y según dicen los rumores, confesora de un periodista jujeño de TN que también fue denunciado más de una vez por delitos aberrantes (ninguno comprobado, con lo cual es totalmente inocente de lo que lo acusa una menor), supo despegarse de la fortuna sucia de su compañero de tropelías, a quien se lo vio más de una vez en discotecas nocturnas siempre con el pelo en pecho, cadenita cara y muchísimo sudor al tono.


En su raid televisivo, la señora de Costa o ex (todavía no lo tenemos tan claro) comentó que para que Néstor Kirchner pueda entrar en su ataúd, un médico le rompió los huesos: en las mismas entrevistas, habla de la impunidad del poder absoluto, y nos preguntamos en cuál de las dos cosas miente, si en el poder absoluto de un gobierno que no pudo ni supo conseguir un cajón veinte centímetros más grande o en el dato morboso, perverso, corrupto y podrido de imaginar quién sabe si ayudada por alguna pastilla de las discotecas nocturnas, que hubo que romper al cuerpo del único hijo de Santa Cruz que llegó a presidente. 

Pero bueno.

Máximo se rateaba del jardín.

Eso es lo que le importa a los porteños.

Comentarios