ANALISIS
Sidra, pan dulce y FAL
25 de julio de 2018
¿Imprevistamente el gobierno nacional cambia la doctrina de las Fuerzas Armadas para volcarlas a la seguridad interior? No. El gobierno de Mauricio Macri sabe por distintos factores que debe echarle miedo a la sociedad que cada vez más ajustada, y por otros factores indefectiblemente va a reclamar.

El mejor equipo de los últimos 50 años que gobierna la Argentina a través de un decreto le asignó a las Fuerzas Armadas la seguridad interior, porque sabe que el “tsunami” que ellos mismos armaron, y no fue un hecho fortuito de la naturaleza, aún no ha terminado, y esperan para lo que queda del año y sobre todo para diciembre tensiones en la sociedad.

La situación económica del país, un caos que la propia administración de Macri generó, prepara los bises de una devaluación que no va a frenar, porque la hemorragia de dólares no la quieren, ni la pueden frenar. 

Antes de salir corriendo para el Fondo, las reservas del Banco Central estaban en 48 mil millones de dólares, eso ponía a la moneda estadounidense superando los 30 pesos su cotización. 

Con la llegada de los primeros fondos del FMI, 15 mil millones de dólares, cuando las reservas treparon a 63 millones de dólares, la corrida se calmó y la moneda ronda su cotización en los 28 pesos, pero en menos de 10 días, el Central se desprendió 4.100 millones de dólares, bajando las reservas a 58.900 millones, y la fuga de capitales no va a parar.

Esto tendrá como consecuencia una nueva devaluación. La segunda parte, que va a dejar al dólar cómodo y tranquilo por encima de los 30 pesos, con el consecuente movimiento de precios. 

Encima Iguacel, ex empleado de Techint, estrenando su cargo, ya avisó que las tarifas de servicios volverán a aumentar antes de fin de año entre un 25 y 30%.

El combo explosivo que se arma el propio gobierno con el mejor equipo de los últimos 50 años, no lo puede desactivar, por eso necesita meter miedo a la protesta social volcando a los militares a las calles. Una foto sepia de un pasado del que este equipo también fue parte.

“Nos están soltando la mano” 

Otro factor preponderante para tomar esta decisión, es lo que recorre en los pasillos de Balcarce 50 como reguero de pólvora: “los medios nos están soltando la mano”.

Es que tras la aprobación de la fusión de Clarín y Telecom, convirtiendo al conglomerado de empresas que digita Magnetto en la empresa más grande del país, más grande que YPF incluso, las voces en los medios del Grupo no están “bancando” al gobierno como Macri pretende.

El capital más grande que tienen los medios de comunicación, que desde esta tribuna también tenemos claro, es la credibilidad. Por ello el Grupo Clarín y otros medios que han funcionado como Boletín Oficial del gobierno, empiezan a realizar tibias críticas al zafarrancho que ayudaron a armar para hacer sus propios negocios.

Una vez obtenidos, si te he visto no me acuerdo.

Y así como en 1999 llevaron a upa a Fernando De la Rúa a la presidencia, en diciembre de 2001 no dudaron ni un segundo en darle la espalda, para que finalmente se vaya en helicóptero con el país en llamas, y muertos en las calles de distintas ciudades.

Por esta razón, también necesitan meter miedo a la sociedad, porque el bálsamo del canto de sirenas de TN, Canal 13, La Nación, etc, etc, tiene acordes que intentan identificarse un poquito con el sufrimiento de una sociedad a la que el gobierno le ataca el órgano más importante: el bolsillo como dijo el Gral. Perón.

Las experiencias son nefastas

Si bien con el golpe de 1976 se militarizó la seguridad interior del país, el gobierno nacional estaba a cargo era una dictadura militar, aunque los sectores civiles que lo acompañaron son los mismos que hoy gobiernan Argentina.

De hecho en la estatización de la deuda privada en dólares de las empresas del país, que llegó a los 22.000 millones de dólares estaba incluido el Grupo Macri.

En la actualidad con la excusa de la seguridad interior sostenida por el terrorismo y el narcotráfico, Brasil y México vienen transitando el mismo camino.

Las realidades es que en Río de Janeiro por ejemplo la violencia hacia los sectores más humilde no tienen precedentes, y en México sucede lo mismo, de hecho así lo manifestaba la cadena de noticias norteamericana CNN

El presente de nuestro país es una situación compleja, que como ya dijimos, que la propia administración Macri generó, primero mintiendo en la campaña electoral de 2015, sabiendo que los sectores económicos y mediáticos que los acompañaron no les iban a permitir cumplir, y una vez en el gobierno con el cuento de “la pesada herencia”.

Solo hablan del futuro, ya tuvimos el cuento de los “semestres”, que el próximo vamos a estar bien, pero ya no se habla de esos lapsos de tiempo como unidad de medida “para vivir mejor”.

Mauricio Macri en su esperada, armada y edulcorada conferencia de prensa en la que no dijo nada, y solo vomitó frases de autoayuda del manual de Durán Barba, cerró sus respuestas hablando de “futuro”, como si el presenta no fuera un problema y él no fuera el único responsable.

Y el futuro que nos espera al conjunto de los argentinos de la mano del mejor equipo de los últimos 50 años no es para nada promisorio. Para esa minoría que en el presente gobierna el país sí lo es, en tanto sigan fugando los dólares producto de la deuda que deberemos pagar todos juntos, cuando ellos vuelvan a sus empresas y barrios privados.


Comentarios