ANALISIS
La silla vacía de Costa
20 de abril de 2017

¿Cómo ser y no ser al mismo tiempo, no?

Quizás y algunas otras más sean las preguntas sin respuesta que el actual diputado nacional con intenciones electoralistas monopólicas en su espacio radical, está realizándose a sí mismo y aún no puede responderse ni responder a su entorno cercano.

Personajes que predican diálogo, debate, consenso … En fin, prédica tan diferente a la de otrora de los Apóstoles aunque quizás con las mismas traiciones de la última cena, ¿no?

Hablábamos de Eduardo Costa y su prédica de diálogo, debate y consenso.

Entonces pensábamos, ¿qué mejor oportunidad le ofrecían los diputados provinciales –representantes del mismo pueblo al que representa o dice representar Costa- que acercarse a ese edificio ubicado en la calle Alcorta donde funciona la Cámara de Diputados?
Edificio si conocerá el señor Costa ya que en más de una oportunidad habrá estudiado los planos y las calles para congregar a sus “seguidores” cuando de temas calientes se trataban las sesiones provinciales.
Edificio que, en todo caso, debería conocer Costa, más allá de su escasa gravitación político electoral en términos representativos por parte de su espacio político en dichas bancas provinciales a lo largo de las persistentes elecciones a las que se ha presentado Costa cada dos años desde el 2007.
Decíamos: diálogo, debate, consenso … “Ubíquenlas en el orden que quieran”, habrá pensado Costa mientras miraba sus árboles de San Isidro con una cálida temperatura que rondaba los 18 grados a las 10 de la mañana del pasado lunes.
“Total no voy a ir a hablar de nada con esa manga de grasas que viven en esa Provincia demodé”, pensó.

“Mi lugar está acá en Buenos Aires: estudios de televisión, mañanas cálidas de running por los parques de San Isidro, oferta sideral de tratamientos estéticos y viajecitos semanales a los múltiples destinos que ofrece el aeropuerto de Ezeiza a unos pocos minutos de mi residencia”, seguía pensando Costa junto a Zuvic que salía de darse un baño en la pileta de natación emplazada al aire libre de un soñado parque de su nueva mansión bonaerense.

¿Por qué Costa debía ir a la Cámara de Diputados?

Los pensamientos de Costa discurrían mientras a algunos kilómetros de distancia, los diputados provinciales del FPV habían aprobado un Proyecto de Resolución para citarlo con carácter de urgente para que explique si efectivamente está desplegando un plan de desestabilización para terminar con el gobierno de Alicia Kirchner.
La iniciativa la firmaron los diputados Matías Bezi, Claudio García, Miryam Alonso, José Bodlovic y Ariel Garay.
En ese proyecto, ya les habíamos adelantado desde BAS, se desarrollan los argumentos para la citación a Costa a partir de un raconto cronológico de las declaraciones del diputado de Cambiemos, tomando como fecha de inicio fines de octubre del 2015 cuando Costa decía “veo una gran complicación para Alicia Kirchner porque el Gobierno nacional va a quedar en poder de Macri”.
Entonces, aún quedaba por desarrollarse la segunda vuelta electoral entre Macri y Scioli, sin embargo, los sondeos marcaban una tendencia favorable para el actual presidente “… La verdad lo veo más a Macri ayudando a Vidal que a Alicia”, decía Costa.
De modo que, para los diputados santacruceños aquello fue apenas “la antesala de todos los escenarios de conflictos gestados”, ya que allí “comenzaba a pergeñarse un plan sistemático y organizado de desestabilización del Poder  Ejecutivo Provincial”.

También recuerdan declaraciones del intendente de Caleta Olivia, Facundo Prades, cuando en noviembre del año pasado manifestó “yo he andado en varias oficinas de aquí, de Buenos Aires, con diferentes funcionarios, secretarios y subsecretarios nacionales que manifiestan que Costa claramente dice que no hay que buscarle soluciones a Caleta Olivia porque por ahí está la posibilidad que reviente todo en Santa Cruz y yo no busco que reviente todo en Santa Cruz. Yo quiero que le vaya bien al Gobierno, que se acomoden las cosas en la provincia de Santa Cruz y después en las elecciones que la gente elija al mejor”.

En dichas líneas, también se acusa a Costa de paralizar la puesta en marcha de la Usina Termoeléctrica de la Cuenca Carbonífera. Recuerdan que el 20 de julio de 2016, en una entrevista radial en Río Turbio, el subsecretario de Desarrollo Minero, Mario Capello, expresó “Queremos ver también qué otras cosas podemos encarar, no solo pensar en carbón; además del carbón, además de la producción energética, Eduardo Costa está pensando en una granja eólica también”. Ello “deja de manifiesto la naturalidad con la que el diputado nacional incide en la toma de decisiones sobre los asuntos de energía en nuestra región…”, aluden.

A todo esto se le suman los dichos de presión sobre el Poder Judicial por los cuales fue denunciado penalmente Eduardo Costa en los Tribunales Federales de Comodoro Py, cuando se conoció que durante el desarrollo de un plenario de la Unión Cívica Radical en la ciudad de Río Gallegos, señaló “ … hay que presionar al Poder Judicial Federal … todos lo estamos haciendo y todos lo tienen que hacer … para que avancen las causas contra el kirchnerismo … Esperemos que el Poder Judicial Federal esté a la altura de las circunstancias, estamos presionando y es necesario presionar en cada uno de los lugares”, fue el textual; sus acusaciones sobre el gobierno de Kirchner respecto de “ … haber contratado 1500 personas que no viven en Santa Cruz y que se encontrarían militando en el Conurbano bonaerense bajo la premisa de desestabilizar al gobierno de Mauricio Macri”, tambien deberá explicar esto a partir de una Carta Documento enviada por el Gobierno de Kirchner para que ratifique o rectifique; y la frutilla del postre es el audio que se conoció hace unas horas nada más, cuando se recordaba que hace un año Eduardo Costa en diálogo con una periodista local señalaba “ … hay que sacar a la gente que nos está gobernado …” en clara alusión al gobierno de Kirchner.

 

Costa no fue. El síndrome de la silla vacía

Y otra vez los radicales atrasando la discusión.
Así como hemos asistido en las últimas semanas a funestas explicaciones del ex Intendente de la Dictadura, Héctor “Pirincho” Roquel, hemos analizado sus tendencias necrofílicas y lamentablemente hemos tenido que volver a escuchar la insostenible explicación de la teoría de los dos demonios explicando el Plan Sistemático de Torturas, Desaparición Forzada de Personas y Apropiación de Bebés desplegada por la última Dictadura Cívico Militar.
Claro, por algo se la denomina Cívico Militar, ¿no Pirincho? Pirincho … Qué buena manera de transformar amigable lo imposible de amigar como es haber participado de la sangrienta Dictadura. Autodenominarte “Pirincho”. Cuánto te ha perdonado esta sociedad. Cuánto.
Volvamos a Costa que tiene y bastante … Con la dictadura? Sí, con la Dictadura también, pero eso seguramente será harina de otro costal. Es decir, tela a cortar para otra nota. Ja.
Y decíamos que Costa no fue. Eligió no debatir. No explicar. Claro, ¿cómo no iba a elegir no debatir si no tiene forma de explicar en un ámbito institucional el golpe que está llevando adelante contra Kirchner?
Eligió no explicar. Eligió no debatir. Eligió, como siempre, desmerecer al pueblo de Santa Cruz. Te recordamos la Constitución “el Pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”.
De modo que, elegiste no acudir a la cita con el Pueblo. Con ese mismo Pueblo al que después le pedís el voto para tu enésima campaña electoral.
Entonces buscábamos esto del síndrome de la silla vacía …
Muy interesante.
Nos recuerda y atrasa, claro. Nos recuerda a aquél debate con Angeloz al que Carlos Menem no iría en medio de la campaña presidencial.
 
Aquélla silla vacía. Atrasa. Como los radicales, insistimos.

Pero también nos interesaba plantear que la silla vacía también forma parte de una explicación más amplia y comprensiva de Eduardo Costa.
La Técnica de la silla vacía es una técnica empleada dentro de la psicoterapia y más concretamente dentro del psicoanálisis y la terapia Gestalt.
Esta técnica se utiliza para crear un diálogo entre el paciente y un ser que no existen, que puede ser la propia personalidad del individuo o bien una persona fallecida o distanciada.
La Técnica de la silla vacía transforma la sesión de terapia en una situación ficticia. Nos permite conectarnos emocionalmente con nuestra propia experiencia para integrarla en nuestra vida.
Diversas situaciones pueden llegar a ser traumáticas para una persona.
Cuando en la silla se proyecta algo de la personalidad, como un sentimiento o una necesidad, por ejemplo, la persona se encuentra en un estado más comprensiva respecto a sí misma. Las cosas más subjetivas se vuelven tangibles, y esto hace que podamos comprenderlas y manejarlas.
Parece que Costa no está emocionalmente preparado aún para enfrentar el diálogo ni comenzar un estado más comprensivo de sí mismo.
Una pena para el Pueblo de Santa Cruz que desconozca a sus representantes.
Una pena para el Pueblo de Santa Cruz que decida no enfrentarse con sus propios temores y fantasmas.
Una pena, en definitiva, para quienes estén pensando volver a introducir la boleta en las urnas de alguien que no puede aún tan siquiera comprenderse a sí mismo.
Después, no digan que no sabían.
Después, no digan que no les avisamos.
Después, no pidan que los cobardes se transformen en valientes.
La silla vacía y la historia que se repite como comedia o como tragedia.
 
“Bienvenidos a la tragedia”, piensa Costa.
Etiquetas
Comentarios