ANALISIS
La foto de la que no quieren saber nada Eduardo y Facundo
7 de junio de 2017

Arrimándose el tiempo de definiciones, hacia adentro de Cambiemos en Santa Cruz las aguas vienen turbulentas.

Es que la forma de construcción política del diputado nacional Eduardo Costa es tan empresarial, que es como que los gerentes de su empresa se le estuvieran revelando. Esa situación en un negocio se resuelve rápido, se lo echa. En cambio en la política esas situaciones internas se resuelven en las urnas.

Hace unos días Carlos Prades, padre del intendente de Caleta Olivia realizó una plegaria, y pidió que “lo dejen participar y dejen participar a todos”, al tiempo que afirmó que “si no hay diálogo, no habrá unidad, y habrán internas”.

Diálogo es lo que se le reclama dentro de la UCR provincial, dado que alegan actitudes poco democráticas por parte de Costa hacia adentro del partido de Yrigoyen y Alfonsín, “actúa como el dueño del partido”, se quejan los radicales más militantes.

Políticos, pechos fríos y empleados 

Ese sector militante de la UCR, considerada el ala más política del partido, pretende revelarse dentro de la estructura de caprichos de Costa.

Encabezados por Carlos Prades y Pablo “Pato” Fadul, acompañados por el histórico Alfredo “Freddy” Martínez, Jorge Cruz y Rita Villegas entre otros, pretenden participar y que el partido se los permita sin entrar en cuestiones burocráticas de avales como afirmara el propio Carlos Prades, que le impidieron competir por ese motivo en 2011.

  

El sector al cual elípticamente la esposa del empresario del Hipertehuelche, Mariana Zuvic, caracterizara como “pechos fríos” por no consustanciarse con la lucha de su pareja contra Alicia Kirchner, encabezados por Héctor “Pirincho” Roquel, el intendente de la capital Roberto Giubetich, el diputado por pueblo Santiago Gómez y el concejal Daniel Roquel, mansamente y sin chistar harán lo que Eduardo decida.

 

Los empleados del mes de Costa, es el sector que ávidamente sale literalmente a “bancar” al diputado nacional y dueño de la UCR. Al sector lo encabezan los diputados provinciales Roxana Reyes y Alberto Lozano, el director regional de ANSeS Carlos Zielke y el interventor de YCRT Omar Zeidán. Todos ellos persiguen un rédito económico y político por obedecer al pie de la letra las órdenes del vendedor de materiales para la construcción y autos.

 

Una foto sepia

Lo cierto es que de aquella foto que se sacaron Eduardo Costa y Facundo Prades para la campaña de 2015, ha quedado lejos e irrepetible.

En aquel momento ambos sellaron un acuerdo funcional para ambas partes, Facundo se garantizaba más fondos para su campaña, que ya también era financiada por sectores del FPV y del PJ de Daniel Peralta de aquel momento, pero hay quienes afirman que el aporte del empresario fue suculento y eso desencadenó en el acuerdo de boleta de Unión Para Vivir Mejor y el partido vecinal de Prades.

Por su parte Eduardo Costa se garantizaba traccionar los votos del Pibe de Bronce de la perla del norte de la provincia, que se encaminaba a ganar la intendencia sin mayores problemas por recorrido propio y por las malas administraciones anteriores del FPV en la localidad.

La elección de aquel 25 de octubre de 2015 determinó que Prades fuera intendente y Costa perdiera por tercera vez consecutiva la gobernación.

De aquella elección Costa aún rezonga porque asegura que Facundo no le cumplió del todo, y a un sector interno propio, lo mandó a votar a Alicia o a votar en blanco, basado en la diferencia de casi 1.600 votos que hubieron entre  el lema para intendente por sobre el lema de gobernador que encabezaba Costa. Y porque el FPV sumó casi 1.000 votos de diferencia entre lo que sumaron para intendente y lo que obtuvo el lema del FPV para gobernadora.

Tanto hoy como en un futuro cercano, la foto de aquella jornada en Caleta donde estaban los dos muy sonrientes por el acuerdo logrado, difícilmente pueda volver a darse, y las relaciones entre ambos solo va a dirimirse en las urnas de acá en adelante.

Comentarios