Río Gallegos

15 de diciembre

Bertone y Schiaretti, peor que Alicia

Las pasadas elecciones PASO le dieron sendos mensajes al gobierno nacional. Además de confirmarse en la jornada de ayer que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, obtuviera una victoria sobre Macri en la provincia de Buenos Aires, por un 0,4%, unos 20.000 votos de diferencia, a pesar de cuantiosas operaciones judiciales y mediáticas, nuestra provincia, Tierra del Fuego, Chubut y Córdoba fueron distritos que deberán leerse de manera cuidadosa.

Un atolondrado Eduardo Costa con información de boca de urna en las primeras horas tras el cierre de las mesas, soltó que Cambiemos obtenía en Santa Cruz el 52% de los votos, por primera vez creyó superar el techo del 50% desde que es un habitual candidato en su carrera política desde 2007.

Ese techo del 50% es la prenda que desea Eduardo como un palmarés para ofrecer a su electorado. Poco le importaba si en ese 52% que anunciaba eufórico estuvieran los votos de los Prades, y así sumara peras con bananas. El número para venderle a Macri era el 52.

Pero la realidad al final del escrutinio lo colocó en un aceptable 47%. Dos puntos más que su mejor elección, que fue en 2011 como candidato a gobernador cuando enfrentó a Daniel Peralta por segunda vez. Aunque en este caso la casa no está en orden, y Eduardo no sabe cuanto de ese casi 14% que obtuvieron los caletenses podrá contener.

Por otra parte el FPV pasó la barrera del 30%, algo inesperado por los propios dirigentes del oficialismo provincial, e incluso por la propia Alicia Kirchner, el número resultó una muestra de que el espacio no sucumbe a pesar del anuncio de las 7 plagas por parte de Costa, aunque de cara a 2019 no le queda mucho más aire si le quiere ganar al que sería por 4ª vez candidato a dirigir la provincia.

La lista oficial de la gobernadora encabezada por Ana Ianni y Juan Vázquez obtuvo casi el 25% de ese 30%, sólo el 5% pertenecen a la lista encabezada por Julio Gutierrez. Es decir que la participación de la otra lista en la interna abierta es menor que en el caso de Cambiemos, y si el FPV avanza bien, puede contener algún voto de Prades, de Peralta si algún sector votante del ex gobernador no quiere jugar a perdedor y seguir votando al PJ provincial. Lo mismo sucede con los votantes de José Blassiotto.

Aunque la mandataria provincial mantuvo diálogo con el gobierno de Macri, no entregó las convicciones ni la dignidad provincial como lo hizo la mandataria de Tierra del Fuego, que una vez que Macri obtuvo la ajustada victoria del balotaje en noviembre de 2015, se pintó rápidamente de amarillo.

Aislada en la isla

Rosana Bertone apostó a una lista propia dentro del Frente Tierra de Unión que llevaba a Laura Collazzo como candidata a diputada nacional, y separarse así del FPV.

Obtuvo el 17,99% de los votos logrando un tercer lugar que la deja en una posición muy difícil de cara a lo que viene y resta de su gobierno. En menos de 2 años Bertone licuó su poder político.

La sociedad fueguina le pasó factura por convertirse en una buena alumna del macrismo, lo primero que hizo fue invitar a Rogelio Frigerio a su asunción, en enero de 2016 cuando todos estaban de vacaciones modificó el sistema previsional, viajó con Macri y Urtubey a ver al Papa Francisco, participó de conferencias de prensa con funcionarios del gobierno nacional, y no evitó ningún gesto hacia los nuevos ocupantes de la Casa Rosada.

En la isla se hizo de la victoria en las PASO el Frente Ciudadano y Social, que es el FPV provincial, que otrora fueran juntos con la gobernadora, y que va por la reelección del diputado nacional camporista Martín Pérez.

Aunque obtuvieron el 21,23% de los votos, obtuvieron el 2º puesto en Ushuaia, la ciudad de la cual es intendente Walter Vuoto, quien oficia de líder del kirchnerismo en la provincia, y que no ha podido acentuar su condición de liderazgo en la ciudad que gobierna. 

Mientras tanto el macrismo en la provincia obtuvo el segundo puesto en las PASO, y hace su juego de manera coordinada con la gobernadora para frenar las aspiraciones gubernamentales del FPV.

El entregador del peronismo cordobés 

Otro que no la pasó bien en su distrito fue el “Gringo” Schiaretti. El gobernador de córdoba quedó en el 2º lugar con el frente electoral Unión por Córdoba con el 28%, muy lejos de los 44% que obtuvo el frente Cambiemos de su amigo personal Mauricio Macri. 

Otro que se ha cansado de hacerle gestos al gobierno nacional. De hecho fue el distrito que le dio la victoria a Macri en el balotaje, obteniendo una diferencia por encima de Scioli mayor que la diferencia total del país. 

Jorge Assiz desde su cuenta de twitter afirmó que en realidad el que trabajó en la campaña fue solamente el “Gallego” De la Sota, y que el gobernador se guardó. 

De ser así, el peronismo cordobés se prepara mansamente para la entrega de convicciones e ideales de la mano de su gobernador Schiaretti. 

En Chubut por ahora ganó el FPV 

Mario Das Neves tuvo un semi revés en las elecciones PASO, obteniendo el 2º lugar a 6 puntos del FPV. Aunque el experimentado gobernador espera para las generales obtener más votos, en virtud de que muchos de los que participaron dentro de las internas del FPV que tenía 6 listas diferentes, en principio le responden. 

Habrá que ver si esos acuerdo se consuman, y gran parte de los casi 33 puntos del FPV migran al frente Chubut para Todos del actual gobernador. 

De menor diálogo y mayor discusión con el gobierno nacional, Das Neves ha tenido gestos con el gobierno de Macri, cuando trabajó para la firma del nuevo convenio del sector petrolero que esconde cierta flexibilización laboral, reduciendo conquistas obtenidas por el sector.

El resto de los gobernadores que no ganaron 

Histórica fue la derrota de los Rodriguez Saá en San Luis a manos de Cambiemos, lo mismo le sucedió a Verna en La Pampa y al histórico Movimiento Popular Neuquino, que también perdió a manos de Cambiemos. 

En Santa Fe el socialismo que gobierna la provincia se diluye con la actividad económica en Rosario, y no fue ni árbitro en la ajustada victoria de Unidad Ciudadana por sobre Cambiemos. 

Lo mismo le sucedió al ex kirchnerista Bordet en Entre Ríos, que perdió frente a Cambiemos, que cuenta en ese distrito con el peso político del ministro del interior Rogelio Frigerio quien apunta a ser gobernador de esa provincia en 2019.

En definitiva a la gobernadora de la provincia, siendo que no responde al gobierno nacional de Mauricio Macri, y solo accede a determinados acuerdos en pos de recibir fondos para pagar los salarios, que aún en el marco del domingo electoral no había concluido de pagar, le fue mejor que a los gobernadores no oficialistas que se desviven en gestos al poder central macrista.

Comentarios