Río Gallegos

19 de noviembre

El peor momento de la UCR en Santa Cruz

Desde la vuelta a la democracia, pasando por aquella elección de 1991 que doña Ángela Sureda perdiera una contienda prácticamente imperdible, y las pobres intendencias de Héctor “Pirincho” Roquel en Río Gallegos, entre los años 2003 y 2011, éste es el peor momento del centenario partido en nuestra provincia.

Después de la filtración del video donde se lo implica al actual intendente de Caleta Olivia, Facundo Prades, realizando una negociación por la adquisición de unos terrenos que el municipio “subastaba”, nada volverá a ser igual en los congresos partidarios que se realicen a futuro.

En la jornada de hoy salieron en fila quienes están identificados con el sector de los Prades: el senador nacional Freddy Martinez dijo que “echo a la mierda a Valdivia Jara, porque eso no se hace”, aduciendo que el video que tenía data de mayo de 2016, recién era publicado hoy, que él no estaba al tanto de nada, y este empleado lo comprometió. 

Por su parte Pablo Fadul, pre candidato a diputado nacional afirmó que no tolerará un acto de corrupción ni tampoco una campaña sucia.

Por el lado del empresario y diputado nacional Eduardo Costa, las únicas que salieron a hablar fue su ex pareja Mariana Zuvic, quien parece haber bajado nuevamente al submundo de nuestra provincia después de no tener lugar en la gran ciudad, y salió a pegarle a Prades, devolución de gentilezas.

Y la actual precandidata a diputada nacional, Roxana Reyes, quién dijo que “nuestra postura ante cualquier denuncia de corrupción es investigación”, evitando poner voz de contenta, que permita asegurar que es una gran operación política contra el sector interno que compite en las PASO.

A fuego lento

Todo indica que el contacto con los compradores de los terrenos lo tenía Valdivia Jara con su hermano, el intermediario que en mayo del año pasado grabó el video que lo tiene como protagonista e involucra al intendente Facundo Prades en un acto de corrupción.

Desde el sector del intendente, cuestionan que la objeción de conciencia le agarró en pleno período electoral interno, dejando entrever que solo se persigue una operación política y no combatir realmente la corrupción, porque de ser así habría presentado el material en la justicia el año pasado.

En la otra vereda, por un lado se frotan las manos, pero por otra parte esperan un vuelto muy grande por esta acción que literalmente sentó de culo al sector de los Prades, quienes desobedecieron las órdenes de Costa, Macri y Braun, al presentarse en las PASO, siendo que haya una sola lista, la orden de Cambiemos a nivel nacional.

Lo cierto es que esperaron el momento político para usar el material que “proveyó” Valdivia Jara, quién recién “echado a la mierda”, conseguirá un trabajo en algún organismo nacional.

Lo cierto es que el acto de corrupción es tan cuestionable y juzgable hoy, a poco más de 24 horas de conocerse el hecho, como hace más de 1 año cuando sucedió.

Lo cierto es que si hipotéticamente los Costa y los Prades hubieran “acordado” como lo “hicieron en 2015” para estas elecciones, apostamos lo que quieran que nadie hubiera conocido el hecho, y Eduardo Costa sería un simple cómplice, como lo fue desde que lo obtuvo hasta su emisión.

La crisis

La UCR atraviesa una gran crisis, pero no lo hace sola en el contexto político de Santa Cruz. Es una crisis de representatividad por la cual están pasando los distintos espacios políticos de la provincia, con fuertes discusiones internas.

El problema que tiene en este caso la UCR, es el nivel de virulencia y la falta de coherencia en la discusión.

Primero fue aquel audio filtrado por Ítalo Bringas, a cargo de la representación del ministerio de desarrollo social en la provincia, con las horas contadas en el cargo, mientras charlaba con Enrique Braun. Ahora el video.

Lo último real y aceptablemente bueno que tiene para mostrar el centenario partido en Santa Cruz, es la gestión al frente de la intendencia de Río Gallegos de Freddy Martínez, entre 1991 y 1999. Que por esta acción del lado de Costa, aseguró a su entorno que participará activamente de la campaña, cosa que no tenía prevista.

Las gestiones de Pirincho Roquel fueron muy pobres, las de Roberto Giubetich y Facundo Prades no vienen descollando, y las gestiones como legislador nacional desde el año 2009 representando a Santa Cruz de Eduardo Costa, no le han traído absolutamente ningún beneficio a la provincia.

El jefe de la UCR provincial, y uno de los grandes responsables de este zafarrancho, va por todo en estas elecciones, porque lo que quiere es la gobernación en 2019, y aniquilará a todo lo que se ponga en el medio.

Habrá que observar como van a seguir dirimiendo los correligionarios y correligionarias su interna, antes de que los santacruceños vayamos a las urnas el 13 de agosto.

Comentarios