ANALISIS
Escrache a Zannini y la vergüenza Judicial
13 de abril de 2017

Desde BaS ya nos habíamos ocupado de los Revolucionarios del Poder Judicial, de algunos revolucionarios que cobran en el Poder Judicial. 

Íbamos a decir “revolucionarios que trabajan en el Poder Judicial” pero el verbo “trabajar” no era apropiado para describir la tarea que desarrollan algunos integrantes del Poder que todo lo ve y todo lo juzga (¿?).

Es el caso de los nuevamente tristemente célebres “empleados” del Poder Judicial que desde hace 15 días decidieron acampar en las puertas del Tribunal Superior de Justicia.

Acampar también es una forma de decir. La realidad es que decidieron colocar unas sábanas por cierto bastante sucias desde el mismo momento que las colocaron, cacharros viejos, unas sillas y mucha mística revolucionaria para las casi treinta o cuarenta personas que se acercan en total de lunes a viernes por esa pseudo tienda pionera, que de pionera no tiene nada aunque de tienda goza bastante. Faltaría determinar qué productos estarían vendiendo. La dignidad seguro.

Concurrencia que también vale decir, se realiza sobre todo en horario judicial. Poco o nada se ve al caer el sol. Ni hablar cuando la temperatura comienza a sentirse por debajo del cero.

Así, se erigen en los nuevos dueños de una de las esquinas más céntricas de la ciudad capital de Santa Cruz. Bancos, comercios, oficinas públicas, obras sociales … Casi un paso obligado para quienes transitamos diariamente las calles de nuestra querida ciudad. 

Claro, no es el caso de algunos … No es el caso de quienes fogonean, organizan, conducen y fomentan este tipo de conductas aboslutamente antidemocráticas. Como ellos. 

No es el caso de Eduardo Costa. No es el caso porque no camina las calles. No es el caso porque ya no las recorre ni en auto. Sólo camina y recorre las calles otoñales de San Isidro. Sí, en Buenos Aires. Claro, tierra de Posse. Bue, de Macri al fin.

Volvamos a los “empleados judiciales”. Dueños decíamos de una de las esquinas de paso obligado para los riogalleguenses.

Dueños también de abultados sueldos. 

Les recordamos que sólo a mayo del 2016, la misma pareja que ayer escrachó al ex candidato a vicepresidente Carlos Zannini, es la que mensualmente se alza con la módica suma de más de 140 mil pesos … Sí, leyeron bien: CIENTO CUARENTA MIL PESOS … Sin aumento, sin ley de enganche … Revolucionarios de pura cepa.

Lo llamativo también fue la forma de contar la violencia que ejercieron sobre Zannini: hablaron de “pasó un mal momento … lo increparon …”

Es más, hemos llegado a escuchar “bueno, no fue violento … no le pegaron”

Alrededor de 30 personas siguiendo a una sola. Treinta personas siguiendo a una sola. Rodeándolo. Gritándole en la cara. Gritándole “chorro”. En la cara. Invadiendo toda su integridad personal y de movimiento. Su libertad.

Claro, no. Eso no es violencia. Queridos … Si eso no es violencia, ¿qué están esperando que suceda para calificarlo de violento?

Romina Mac Namara. Juan José Ortega. Pareja. Se alzan hoy con más de CIENTO SESENTA MIL PESOS. Ellos son el brazo ejecutor de los mismos violentos de siempre. Ellos violentos. Sus jefes violentos.

¿Dónde trabajan? ¿Cuál es su rol para los justiciables? ¿Estos señores trabajan para la Justicia? 

Repetimos: ¿estos señores trabajan para la Justicia?

¿Quiénes son los jefes institucionales de estos señores?

Nos preguntamos: ¿no deberían ser sancionados por semejante violación a la integridad, libertad y derechos de otra persona?

Nos preguntamos: ¿no deberían ser denunciados penalmente por delitos varios cometidos?

Nos preguntamos: señores jueces y sobre todo señores fiscales, ¿qué realidad están mirando?

Nos preguntamos: señores jueces, recuerden que sus jefes son los señores diputados provinciales. Allí deben rendir cuentas. Allí se inician los juicios políticos. 

Nos preguntamos: señores jueces, ¿creen Uds. que tales conductas no deben ser reprochadas e investigadas?

En fin, nos preguntamos: si los señores Jueces creen que tales conductas no deben ser reprochadas, lamentamos decirles, que hay otros muchos que están pensando que en consecuencia, las conductas que merecerán reproche son las de ustedes mismos señores jueces y fiscales.

La justicia es para todos.

Ver también: http://bienalsur.com/politica/item/2815-¡viva-la-revolución-se-fueron-al-carajo.html

Comentarios