ANALISIS
Conocé el 9 de julio de lucha de los judiciales contra los realistas
9 de julio de 2017

Desde BaS hoy los queremos invitar a todos nuestros seguidores a un reflexión dominguera entre el locro y las empanadas independentistas. Claro, también entre los pastelitos que seguramente formarán parte de las mesas santacruceñas a la hora del mate.

Decíamos que este 9 de julio merece la reflexión de los 100 días de paro de los Judiciales. Del gremio de judiciales. Paro y toma del edificio que orgullosos día tras día y con un método que ojalá tuvieran a la hora de desarrollar su tarea cotidiana, colocan en la esquina de Kirchner y Chacabuco un cartel que indica la cantidad de días de paro que llevan adelante desde el gremio de Judiciales.

100 días de paro y el festejo de los responsables del acampe.

Cual festejo por la victoria de la Independencia, quienes día tras día se ocupan por mantener la toma del edificio en el que se decide la administración y la justicia de muchos santacruceños que esperan la resolución de sus causas, los “trabajadores” judiciales celebran sus 100 días de paro y toma del edificio.

Un edificio histórico cuyas paredes y escaleras hoy se encuentran en absoluto estado de deterioro como consecuencia de la justa lucha emprendida por los “trabajadores” judiciales. Nos preguntamos desde BaS si el deterioro de la vereda, el mármol del edificio, los pisos del hall de ingreso y la sala del primer piso del histórico Tribunal Superior, será subsanado por el gremio de Judiciales. 

Rápidamente nos empezamos a dar cuenta que va a ser difícil, ¿verdad?

¿Entonces? ¿Esto quiere decir que los “trabajadores” judiciales no solamente privaron a los santacruceños y santacruceñas del acceso a la justicia sino que además no van a hacerse cargo de los daños ocasionados en las inmediaciones y en el interior del edificio del Tribunal que ellos mismos tomaron?

Entonces, ¿esto quiere decir que los daños los vamos a tener que pagar todos los santacruceños y santacruceñas? 

Y sí, claro. Los daños que provocaron los judiciales tendrán que ser pagados por todos los santacruceños.

Bueno, en fin, así estamos.

Pero volviendo a la celebración de los 100 días, pensábamos en este 9 de julio y en cómo la lucha de los judiciales logró la Independencia de nuestra Tierra.

Ah, no, perdón. Sepan disculpar, es que teníamos la cabeza formateada en fecha independentista y recordábamos aquellas batallas libradas por nuestros patriotas en contra de los realistas para lograr nuestra Independencia.

¿Alguna semejanza con la realidad? Esta vez no. Ninguna coincidencia ni semejanza con la realidad.

Orgullosos de su acampe y toma. Volvamos a los motivos del orgullo del acampe y toma del edifcio Superior de Justicia por parte de los Judiciales. 

Bueno, queremos contarle que los Judiciales están luchando por una más y mejor jusitica, más eficiente, por colocar al justiciable en el lugar más importante de todo el proceso adminsitrativo y judicial, en fin, brindar un más y mejor acceso a la justicia: igualitario, eficaz, eficiente y universal.

Pará, pará, pará. No, parece que no es así.

Parece que la lucha de judiciales es económica. 

¿Cómo que la lucha de los Judiciales es económica? ¿Están luchando por mejores sueldos para todos?

Mmmmm … Lamentamos defraudarlos (tendría que haber dicho algún primer mandatario riojano hace algunas décadas atrás) pero la lucha que llevan adelante los Judiciales es POR SU SUELDO!!!!!! Por seguir atados sus sueldos a los que fija la Corte Suprema de Justicia de la Nación con su presupuesto. 

Ajá. Entonces, ¿los Judiciales celebraron 100 días de paro y toma del edificio Superior en reclamo a que sus sueldos sigan la suerte de los de la Corte Suprema de Justicia de la Nación? 

Así es. Esa es la batalla por la Justicia.

Entonces, quienes están en la foto del festejo de los 100 días de Injusticia al Pueblo santacruceño resultan en su conjunto trabajadores que viven de ese mismo Estado al que enfrentan y atacan.

Trabajadores por ejemplo que se los ve en la foto y muchos recuerdan que sus mujeres, hermanas, hermanos son trabajadores de ese mismo Estado al que vapulean y pretenden librarle batalla sólo por su bolsillo, bolsillos que dicho sea de paso, resultan bien abultados en cada caso ya que detentan los mejores sueldo que brinda el Estado tanto para Judiciales como para otros Organismos del Estado que se caracterizan por sus abultados salarios. Nnos olvidábamos, en muchos casos, de sus padres también jubilados estatales. Si, del mismo Estado.

Además, no sólo sus abultados salarios les permiten gozar de costosas y extranjeras vacaciones sino que en muchos casos, les permiten llevar adelante hobbies de elevados costos como es el caso de algunos que posan para la foto que se dedican a correr carreras de autos. 

Sí, leyeron bien. Los santacruceños privados de justicia, pagamos que algunos “trabajadores” de la Justicia que sonríen en la foto corran carreras de autos. Ajá. Esta es la justicia que reclaman.

¿Cómo es eso que el Pueblo le paga el sueldo a quien? ¿Sólo a los políticos?

Entonces, desde BAS reflexionamos. Claro, el Pueblo le paga el sueldo a los políticos. No el Pueblo Judicial que no paga impuestos. El Pueblo de verdad. El que paga. 

Ajá. Y seguimos reflexionando desde BaS: ¿y a los Judiciales de la Injusticia quién les paga el sueldo? Ahhhhhhhh, NOSOTROS!!!!!!!

Sí, nosotros. Nosotros les pagamos el sueldo a ellos. Un sueldo que pretenden atado a la suerte y presupuesto de la Corte Suprema de Justicia de la Nación pero viviendo en Santa Cruz. Bien.

Nosotros les pagamos el sueldo a ellos. ¿Qué sueldo? Si no trabajan. Es decir, hace más de 100 días que no solamente no trabajan ellos en lucha por su sueldo supremo sino que además impiden que otros trabajen y les brinden justicia a los santacruceños.

En fin, así estamos con los “trabajadores” Judiciales y su lucha por la Independencia.

Les dejamos para que pasen una linda jornada independentista, un fragmento del acta de la Independencia declarada por el Congreso de las Provincias Unidas en Sudamérica el 9 de julio de 1816 en Tucumán.

“En la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán a nueve días del mes de julio de 1816: terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado objeto de la independencia de los pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España, los representantes sin embargo consagraron a tan arduo asunto toda la profundidad de sus talentos, la rectitud de sus intenciones e interés que demanda la sanción de la suerte suya, pueblos representados y posteridad. A su término fueron preguntados ¿Si quieren que las provincias de la Unión fuese una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli? Aclamaron primeramente llenos de santo ardor de la justicia, y uno a uno reiteraron sucesivamente su unánime y espontáneo decidido voto por la independencia del país fixando en su virtud la declaración siguiente:

"Nos los representantes de las Provincias Unidas en Sud América, reunidos en congreso general, invocando al Eterno que preside el universo, en nombre y por la autoridad de los pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando séptimo, sus sucesores y metrópoli. Quedan en consecuencia de hecho y de derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia, e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas, y cada una de ellas, así lo publican, declaran y ratifican comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, baxo el seguro y garantía de sus vidas haberes y fama. Comuníquese a quienes corresponda para su publicación. Y en obsequio del respeto que se debe a las naciones, detállense en un manifiesto los gravísimos fundamentos impulsivos de esta solemne declaración." Dada en la sala de sesiones, firmada de nuestra mano, sellada con el sello del Congreso y refrendada por nuestros diputados secretarios.”

Felíz Día de la Independencia, les deseamos desde BaS.

Comentarios